La vendimia por pueblos sitúa en el entorno de Haro el mayor daño por la helada del 2017

La vendimia por pueblos sitúa en el entorno de Haro el mayor daño por la helada del 2017Gráfico

El listado de rendimientos refleja producciones por debajo del 40% e incluso del 30% en algunos municipios

ALBERTO GILLogroño

Era una lista esperada y Diario LA RIOJA la ha conseguido. El entorno de Haro fue con diferencia la comarca más afectada por la helada del pasado mes de abril del 2017 (por San Prudencio) y la mayoría de localidades apenas llegó a cubrir el 40% del rendimiento medio sobre la 'hectárea tipo corregida' de la campaña, mientras que también varias poblaciones se quedaron por debajo del 30%, según los datos oficiales del Consejo Regulador.

En este sentido, Haro recogió 2,84 millones de kilos de uva, con un rendimiento medio de 2.419 kilos por hectárea, frente a los 7.262 del año anterior. Ajustado a la hectárea tipo de la cosecha pasada -corregida según las adjudicaciones previas asignadas por el Consejo Regulador (ver despiece adjunto)-, el rendimiento medio fue del 35,17%.

Más

Peor fueron las cosas todavía en Anguciana, donde el rendimiento medio fue del 23,09% (1.588 kilos por hectárea) o en Cihuri, donde se recogieron 1.959 kilos (28,48%). Villalba, San Millán de Yécora, Leiva, Ochánduri, Herramélluri o Casalarreina fueron también poblaciones en las que se no llegó a recepcionar un 40%, mientras que también sufrieron lo suyo poblaciones como Fonzaleche, Briñas, Briones, Cuzcurrita, Gimileo, Tirgo o Zarratón, entre otras, en las que no se llegaron a alcanzar producciones del 50%. Otra de las comarcas más damnificada por la helada fue la del Najerilla, con San Asensio y Matute como localidades más afectadas y rendimientos inferiores al 50%, aunque la mayoría de poblaciones superaron dicho umbral e incluso el del 60%.

Rioja Alavesa

Tampoco fueron tan graves los daños en Rioja Alavesa, donde salvo Villabuena (49,9%), todas las poblaciones superaron el 50% de producción sobre la hectárea tipo.

Labastida se vio también notablemente afectada, con un rendimiento medio del 53%, en línea con la población riojana limítrofe de San Vicente.

De la misma forma que en la orilla derecha del Ebro la línea roja de la helada la marcó el Najerilla en Torremontalbo, en la comarca alavesa fueron Leza, Samaniego y, más cerca del río, Baños de Ebro, ya que en Laguardia se superó el 82% del rendimiento y en Lapuebla se alcanzó incluso el 100%.

La sequía

La helada fue un factor determinante de la escasa cosecha del 2017, pero también lo fue la sequía. En este sentido, el Consejo Regulador autorizó hasta el 115% de rendimiento máximo en las zonas no heladas y, aunque algunas localidades se acercaron, ninguna de ellas alcanzó el tope. Fueron las poblaciones navarras (incluidas en la subzona Rioja Baja) las que tuvieron una vendimia más generosa (101% de media), con San Adrián a la cabeza (109%), aunque la mayor producción se obtuvo en Rincón de Soto (111,66% sobre la hectárea tipo corregida).

Aldeanueva (109,1%), Pradejón (108,06%) o Alfaro (106%) fueron también poblaciones donde el regadío echó una mano importante a la producción. Sin embargo, en otras localidades de La Rioja Baja importantes en superficie pero con más viñedo en secano como Galilea, Leza, Murillo, Ocón, Autol o Arnedo no se llegó al 90% de rendimiento medio. Algunas localidades de Rioja Baja, especialmente Arnedillo, también tuvieron consecuencias por la helada.

El balance por subzonas se traduce en una producción media para La Rioja Alta del 63,88% sobre la hectárea tipo, del 75,45% en La Rioja Alavesa y del 97,35% en La Rioja Baja. Únicamente, las poblaciones navarras de Rioja superaron el 100% de rendimiento medio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos