Hoy catamos... Anahí, un reto enológico

Andrea Aragón

Javier San Pedro habla del que para él es su vino "con más sentimiento", un caldo que es como "comerse una uva"

Inés Martínez
INÉS MARTÍNEZ

"Un vino que es como comerse una uva. Es un reto enológico". Así describe Javier San Pedro 'Anahí', un vino que "no es el más importante, pero sí que es el que está hecho con más sentimiento". La razón es que la idea de realizar este vino viene de la misma persona que protagoniza la etiqueta, su madre: "Empezamos a beber vinos semidulces por mi ella, que le gustan".

Anahí

Color
Amarillo pajizo con irisaciones verdes
Nariz
Fresca y golosa, con recuerdos de melocotón, piña y algún toque tropical.
Boca
Trago amable y fresco, con retrogusto equilibrado.
Maridaje
Muy versátil, desde el aperitivo hasta el postre. Atractivo con foie y chocolate.
Temperatura
6-8 grados

Anahí es un vino semidulce hecho con tempranillo blanco, malvasía y sauvignon blanco, que se elaboran por separado. "Luego lo que hacemos es parar la fermentación de uno de ellos e intentamos equilibrar alcohol, azúcar y acidez".

Como novedad este año, y con motivo del quinto aniversario del vino, la bodega ha elaborado 1.500 botellas de un Anahí rosado, que saldrá a la venta en diciembre, y que es una edición numerada y limitada.

Andrea Aragón

Color

Muy pálido. Uno de los objetivos es conseguir que el vino "sea casi transparente, que no haya ninguna oxidación".

Olor

Muy frutal. "Plátano, pera, toque de melocotón... Me recuerda muchísimo a la gominola de corazón de dos colores", añade José Ramón Jiménez, 'El Educador en vinos'. "Se trata de que sea explosivo en nariz", comenta Javier.

Boca

Es como comerse una uva. "El ataque es dulce, pero ojo a la acidez, el frescor. Te llama volver a beber".

Fotos

Vídeos