El vino de Rioja habla a través del objetivo

UXUE L. JAUREGUI/N.I.

Un aire gélido y el aroma a vino invade la entrada a las bodegas. Calados sombríos que esconden recovecos que no han sido vistos por el público. Botellas colocadas perfectamente esperando su momento para ofrecer el delicioso sabor que aguarda en ellas. Barricas alineadas ocupando todos los espacios de las bodegas de Rioja. Madera, vidrio, cobres y dorados son materiales que llevan creando durante décadas una historia interminable. Una historia de la que La Rioja se ha ganado la autoría por la gran poesía que sale de sus bodegas. Bodegas que poseen extensos y verdes viñedos que se extienden por sus campos y de los que brotan uvas coloridas.

Todo esto solo puede ser captado por un ojo preparado para hacer que cada detalle hable por sí solo. Esto se consigue gracias al VII Rally Fotográfico que organiza la web lomejordelvinoderioja.com, portal líder en su ámbito informativo.

Premio Bodegas La Rioja Alta
uGanadora
Jesús Ibáñez, por su obra 'A la luz de las barricas'.
uPrimera mención
José Jaime Gómez, con su foto 'En silencio'.
uSegunda mención
Alba Mª Díez, con su fotografía 'Moderna tradición'.

La web de Diario LA RIOJA convocó en el soleado 8 de julio a casi un centenar de aficionados a la fotografía y al vino para comenzar el VII Rally Fotográfico.

La jornada empezó en Haro, en las Bodegas La Rioja Alta, donde dieron a los participantes la total libertad para buscar la fotografía merecedora del primer premio. La segunda parada fue en San Vicente de la Sonsierra, donde se encuentran las Bodegas Carlos Moro, no solo importantes a nivel nacional sino internacional en el mundo vinícola. Llegó la hora del almuerzo para los participantes, organizadores y patrocinadores, que lo disfrutaron en las Bodegas Franco-Españolas de la capital riojana. El viaje terminó en la localidad alavesa de Oyón, donde visitaron las Bodegas Valdemar y disfrutaron de una estupenda comida.

Una pequeña familia

La entrega de premios se celebró el pasado 20 de julio, momento en el que todos los organizadores de esta increíble experiencia pudieron ver inmortalizados en papel los rincones ocultos de cada una de las cuatro bodegas de Rioja. El único premio, cuyo ganador ya se conocía previamente, era el de la fotografía más popular, una imagen tomada en La Rioja Alta por Luis Carlos Torres García. La instantánea fue la más votada por los lectores en la web.

Los nervios por descubrir los nombres del resto de ganadores seguían en el aire: Ángel Rubio ganó el premio principal de este concurso gracias a la alucinante imagen donde logró captar la profundidad del calado, junto con la intensidad de las luces y las sombras de las paredes que daban un aire de misterio.

Jesús Ibáñez, Alba Mª Díez Soria, Tomás Prieto y José Joaquín Mayayo se llevaron el primer premio de cada categoría. Todos ellos recibieron el premio de 200 euros de manos de los representantes de cada bodega (La Rioja Alta, Carlos Moro, Franco-Españolas y Valdemar). Durante el evento les acompañaban familiares, amigos y el resto de finalistas, que fueron elegidos por el jurado con las distintas menciones previstas en las bases del certamen.

Todos los participantes ganan algo con esta aventura, una «gran familia». Además del privilegio de visitar grandes bodegas de nuestra tierra, La Rioja.

Entre copas y risas, se escuchaban experiencias pasadas y consejos sobre nuevos equipos. Estos aficionados ya se han citado con emoción para volverse a ver en la siguiente edición. Aunque los más satisfechos son los organizadores, que cada año consiguen divulgar interés y conocimientos sobre el mundo del vino. Un mundo que, como su sabor, es mágico.

El Rally sigue en la gloria como el vino de Rioja.

Más

Fotos

Vídeos