Viticultores de Asaja promueven una nueva asociación territorial exclusiva de Rioja Alta

Un viticultor de Cuzcurrita de Río Tirón realiza una pregunta durante la reunión celebrada en la cooperativa Virgen de la Vega de Haro. :: d.m.a.
Un viticultor de Cuzcurrita de Río Tirón realiza una pregunta durante la reunión celebrada en la cooperativa Virgen de la Vega de Haro. :: d.m.a.

El movimiento, ante la votación de hoy de las normas de vendimia, evidencia una crisis de índole territorial en la denominación de origen

Alberto Gil
ALBERTO GILLogroño

Un grupo de agricultores de La Rioja Alta, en su mayor parte pertenecientes al sindicato agrario ARAG-Asaja -incluido su vicepresidente, Agustín del Campo- dieron ayer el primer paso para promover la constitución de una nueva asociación de viticultores, más allá de la representación actual de las organizaciones agrarias, y con un claro objetivo territorial para defender los intereses de la comarca.

Más

La gota que ha colmado el vaso fue la decisión de ARAG-Asaja de acudir hoy al pleno del Consejo Regulador con una postura para modificar las normas de campaña pactadas en el año 2015 y aumentar al 115% el rendimiento máximo en la zona no helada (La Rioja Baja fundamentalmente), del 90% para las comarcas con una afección intermedia y del 70% para las más dañadas. El planteamiento coincide con el promovido por las bodegas del Grupo Rioja y de la Federación de Cooperativas Agrarias de La Rioja (Fecoar), con lo que se da por hecho que las nuevas horquillas de rendimientos saldrán hoy adelante con el apoyo de estas tres organizaciones y alguna otra minoritaria que pudiera sumarse.

Ayer, los promotores de la iniciativa, que se convocaron a través de WhatsApp al no contar de momento con ningún tipo de organización, lograron reunir algo menos de un centenar de viticultores de la comarca de Rioja Alta en los salones de la cooperativa de Haro y, de hecho, han convocado una nueva reunión para el próximo domingo en el mismo lugar con el fin de reunir nuevas adhesiones y dar forma a esta propuesta, que evidencia una crisis territorial en el conjunto de la denominación de origen: «Cuando una persona tiene un hijo 'enfermo', que es lo que ha pasado esta campaña con la helada, entendemos que sus padres tienen que ayudarle pero no ha habido la más mínima sensibilidad y es lo que sentimos muchos agricultores de la zona», explica Miguel, viticultor de Asaja y uno de los promotores de la iniciativa. «No tenemos portavoces ni estamos organizados todavía, pero sí compartimos una misma sensibilidad para defender nuestros intereses».

José Antonio Torrecilla Secretario general de ARAG-Asaja «Hemos tenido varias reuniones con comisiones del vino y era imposible llegar a un acuerdo»

El viticultor confirma que «la gran mayoría de asistentes somos socios de Asaja, pero esto está abierto a todo el mundo de la comarca porque no estamos planteando una escisión del sindicato, sino un proyecto a largo plazo, en una nueva asociación territorial, para defender los intereses de La Rioja Alta frente a lo que consideramos una situación de desequilibrio en favor de La Rioja Baja». En este sentido, además del tema candente de los rendimientos de producción de la campaña, cita el caso de las nuevas plantaciones de viñedo adjudicadas y de las pendientes de adjudicación o el 'poder' en términos de representación que han adquirido viticultores y bodegas de la comarca de La Rioja Baja: «Tenemos que juntarnos para defender nuestros intereses».

La reunión fue muy crítica con la decisión tomada por los órganos directivos de Asaja de elevar la producción amparada hasta el 115% y, sobre todo, por hacerlo mediante la reunión y decisión de la junta directiva: «Una semana antes se reunió a la comisión del vino, donde participan viticultores de La Rioja Alta, Media y Baja, pero los responsables del sindicato evitaron que hubiera una votación en la que probablemente hubiese salido un 110%», explica Miguel. «Al final -continúa- optaron por tomar la decisión entre 13 personas, muchos de ellos con escaso interés económico en el sector del vino, cuando lo lógico hubiese sido escuchar a la comisión, lo que ha terminado por encender los ánimos».

José Antonio Torrecilla, secretario general de ARAG-Asaja, señaló ayer al respecto que «hemos mantenido varias reuniones con comisiones del vino y la conclusión es que era imposible alcanzar un acuerdo». «A partir de ahí -continua-, se decidió que fuese la junta directiva quien tomase la decisión recogiendo las sensibilidad de todos y lo que entendemos es lo mejor para Rioja y para nuestros viticultores». Torrecilla señala que «el tiempo dará la razón a unos y a otros, pero en esta organización si nos hemos caracterizado por algo es por tomar decisiones valientes que luego han ido en beneficio del conjunto de los agricultores».

Sobre la reunión de Haro, el dirigente de ARAG-Asaja señaló que «no tenemos constancia oficial, aunque sé que se ha celebrado, pero, como no hemos sido invitados, no podemos hacer una valoración».

Fotos

Vídeos