«La I+D+i vitivinícola debe ofrecer soluciones para la supervivencia de muchas zonas vitícolas»

Un momento del Congreso Intenracional de Ciencias de la Vid y el Vino./A.L.
Un momento del Congreso Intenracional de Ciencias de la Vid y el Vino. / A.L.

El Congreso Internacional de Ciencias de la Vid y el Vino reúne en Logroño a 214 expertos que proceden de universidades y centros públicos de investigación y empresas del sector de Africa, América, Asia, Europa y Australia

LA RIOJA

La supervivencia de muchas zonas vitícolas pasa por adaptarse a las condiciones cambiantes que plantea el cambio climático y la capacidad para ello dependerá, en gran medida, de los avances en la I+D+i respecto al material vegetal, las técnicas, métodos de cultivo y mejora en la vinificación, unos avances que deberán de acometerse «teniendo en cuenta siempre el respeto al medio ambiente», ha explicado hoy el presidente del Gobierno de La Rioja, José Ignacio Ceniceros, en la apertura del I Congreso Internacional de Ciencias de la Vid y el Vino.

Este Congreso reúne desde hoy y hasta el próximo día 9, en Logroño, a 214 expertos en vitivinicultura de 18 países, y ha sido organizado por el Instituto de las Ciencias de la Vid y el Vino (ICVV), que tiene su sede en Logroño, con el compromiso de liderar el futuro de la investigación vitivinícola en el mundo.

El Congreso, que se celebra con motivo de la celebración del décimo aniversario del ICVV, pretende ser la primera edición de una reunión científica internacional que, con periodicidad cuatrienal, sirva para poner en contacto a los investigadores más relevantes del ámbito internacional en el campo de las ciencias de la vid y vino.

El presidente de La Rioja ha subrayado también que «el sector vitivinícola se enfrenta a varios desafíos de suma importancia», entre ellos el cambio climático y la amenaza de algunas enfermedades, a los que la I+D+i vitivinícola debe ofrecer «soluciones eficaces para que siga siendo clave y fundamental en el desarrollo social y económico de muchas zonas rurales del mundo».

Entre estos retos, ha incidido en que, «quizás, el que más preocupa es el del cambio climático, que puede hacer cambiar el mapa y el modo de cultivo de la viña tal y como hoy lo conocemos».

Desde que comenzó su andadura el ICVV, ha precisado, «se han desarrollado grandes avances, pero también queda mucho por hacer, por lo que no debemos bajar la guardia y tenemos que seguir a la vanguardia», ha indicado el presidente del Ejecutivo riojano.

Ceniceros también se ha referido a la «amenaza constante de las plagas y enfermedades que van surgiendo constantemente», algunas de ellas «auténticas amenazas a las que es urgente buscar soluciones».

También ha resaltado la necesidad de «desarrollar nuevo material vegetal con interesantes aptitudes vinícolas, utilizando las nuevas técnicas que nos ofrece la genómica o todo lo relacionado con el vino y la nutrición».

En su opinión, «el sector vitivinícola tiene un gran futuro por delante», aunque los problemas que padece suponen «un carácter cada vez más global», por lo que es «fundamental la comunicación y colaboración entre la comunidad científica».

De esta forma, ha reconocido que «no se podía celebrar de mejor manera el décimo aniversario de ICVV que con un congreso internacional al más alto nivel e interés científico, que deseo que se perpetúe en el tiempo».

Instituto de las Ciencias de la Vid y el Vino (ICVV)

El ICVV se creó el 18 de febrero de 2008, fruto de la «inquietud compartida» del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), la Universidad de La Rioja y el Gobierno riojano, con los objetivos de «la investigación, el desarrollo tecnológico y la innovación de los procesos vitícolas y enológicos, con especial atención al agrosistema vitícola y natural y al nuevo escenario climático», así como contribuir a la competitividad del sector.

En este contexto, el delegado del Gobierno en La Rioja, José Ignacio Pérez Sáenz, también ha valorado que la Universidad de La Rioja (UR) y los Gobiernos central y autonómico se pusieran de acuerdo para lograr su implantación en La Rioja.

La alcaldesa de Logroño, Concepción Gamarra, ha destacado la celebración de este congreso, en un momento «especial» dadas las consecuencias que puede tener el cambio climático para la supervivencia de muchas zonas vitícolas y la necesidad de avanzar en la investigación para afrontar los nuevos retos vitivinícolas.

Pérez Sáenz ha afirmado que, con la creación del ICVV, se consiguió «un sueño», que fue dar una proyección investigadora a un producto «tan enriquecedor para esta tierra», como es el vino y

El rector de la UR, Julio Rubio, también ha destacado el alcance internacional de esta reunión científica, que, por su carácter, solo alcanza sus objetivos cuando se difunde.

El director del ICVV, José Miguel Martínez Zapater, ha resaltado el interés de este foro científico, en el que se abordarán cuestiones como la amenaza que supone para la viticultura la enfermedad «Xylella», que está ocasionado «daños importantes» en olivo y almendro en España y que en el viñedo ha comenzado a aparecer de una forma incipiente.

Otras cuestiones que se abordan en este congreso son los efectos del cambio climático, novedades en temas como la mejora genética de la vid en el mundo o diferentes líneas de investigación enológica.

Los expertos que asisten a este Congreso proceden de universidades y centros públicos de investigación y empresas del sector de Africa, América, Asia, Europa y Australia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos