En viura y en barrica

Pablo Franco, director técnico del Consejo Regulador, y en los laterales las mesas de cata con 24 participantes. :: miguel herreros/
Pablo Franco, director técnico del Consejo Regulador, y en los laterales las mesas de cata con 24 participantes. :: miguel herreros

Rioja presenta su nueva oferta de blancos a la crítica española especializada | El abanico de nuevos blancos de Rioja convence más al mercado que, al menos por ahora, a la prescripción

ALBERTO GILLogroño

Dos años después, el Consejo Regulador volvió a convocar a la crítica especializada española para repasar la nueva oferta de blancos de Rioja: los tradicionales, con envejecimiento en madera, y los nuevos, con el desarrollo de las últimas variedades autóctonas y foráneas autorizadas a partir del año 2009. Viñedo muy joven en este último caso -se plantó en su mayoría a partir de 2014- que, al menos de momento, parece que convence más al mercado que a la propia crítica, quien sigue apostado por la viura y la crianza en madera como la identidad y punto fuerte de los blancos de Rioja. Así, mientras los resultados de crecimiento de ventas acompañan, con un 30% de incremento para los vinos blancos en los dos últimos años respecto al 2015 (34% en el exterior), la opinión generalizada de los prescriptores es que poco aportan hoy por hoy las nuevas variedades, especialmente las foráneas: «La viura y la madera es la base diferencial de los Riojas blancos y, desde luego, ni el verdejo ni el chardonnay ni la sauvignon blanc aportan nada», aseguró Jaime Bermúdez, director técnico de Vinoselección.

Pablo Franco, director técnico del Consejo, aclaró que, pese a las decisiones tomadas que incluso permiten en la actualidad los monovarietales de estas uvas foráneas, la apuesta realmente de bodegas y viticultores por estas catas ha sido, si no residual, bastante menor que, por ejemplo, por el tempranillo blanco y la propia viura. Precisamente, el tempranillo blanco centró buena parte del debate posterior a la cata con dudas sobre su protagonismo: «Vinos demasiado huecos...», en palabras de varios críticos.

Cata de blancos de Rioja
Muestras
221 vinos (115 bodegas).
Categorías
Cinco grupos.
Resultados
El orden de los vinos se corresponde con el de presentación en la cata no con los puntos. Son los cinco mejores por categoría, pero no hay primero ni segundo ni tercero...
Monovarietales autóctonos
Coop. Virgen de la Vega
Dominio de Arus 2017 (viura).
CVNE
Monopole 2017 (viura).
Luis Cañas
Amaren 2014 (malvasía). Nivarius: Nivarius Colección Monovarietales 2016 (maturana).
Quiroga de Pablo
Lagar de Cayo 2017 (tempranillo blanco).
Blancos coupages autóctonos
Coop. Alcanadre
Aradón 2017 (viura y garnacha blanca).
Ramírez de la Piscina
Ramírez de la Piscina 2017 (viura y malvasía).
Bodegas Tarón
Tarón 2017 (viura y tempranillo blanco). Vinícola Real: Loriñón 2016 (viura y garnacha blanca).
Bodegas Izadi
Izadi 2017 (viura, malvasía, tempranillo y garnacha).
Con varietales no autóctonas
El coto de Rioja
Coto Mayor 2017 (sauvignon blanc).
Bodegas Vallemayor
Vallemayor (viura, sauvignon y tempranillo).
Pernod Ricard
Campo Viejo 2017 (viura, verdejo, tempranillo y chardonnay). Barón de Ley: Barón de Ley 2017 (viura y verdejo).
Quiroga de Pablo
Heredad de Judima 2017 (viura, chardonnay y verdejo).
Blancos con madera (2016/17)
Vallemayor
Vallemayor 2016 (viura).
Barón de Ley
Barón de Ley 2016 (garnacha blanca).
Bodegas Bohedal
Gran Bohedal 2016. Bodegas Muriel: Finca de la Villa 2017 (viura).
Bodegas Tobía
Tobía 2016 (viura, malvasía y tempranillo blanco).
Blancos con madera (antes 2016)
Zugober
Belezos Finca La Malgranda 2014 (viura).
Viñedos de Alfaro
Rodiles 2013 (viura).
Heredad de Baroja
Lar de Paula 2014 (viura y malvasía). Bilbaínas: Viña Pomal 2014 (tempranillo blanco).
Bodegas Nivarius
Nivarius Edición Limitada 2014 (viura, maturana blanca y tempranillo blanco).

José Ramón Peiró (El Mundo) apostilló que «son viñedos demasiado jóvenes como para sacar conclusiones tan tajantes», si bien este cronista teme que la 'crítica' haya colocado ya un sanbenito al tempranillo blanco que le va a costar quitarse de encima y que, probablemente, sea injusto.

La crítica está ya colocando un 'sanbenito' al tempranillo blanco, aunque probablemente sea injusto La viura y la barrica son los puntos fuertes de Rioja y, según los prescriptores, la apuesta más segura

Mikel Zeberio (ETB) destacó la garnacha y la maturana blanca como las variedades más sorprendentes, mientras que Salvador Manjón (Semana Vitivinícola) encendió el debate al cuestionar la calidad de varios de los vinos en las tandas de jóvenes: «Estoy sorprendido por la baja calidad de algunos vinos...», dijo [como acotación, el cronista, que también estuvo, no vio tanto defecto].

El debate puso en cuestión incluso si Rioja debería entrar en el segmento de blancos de gama media y baja, con diversidad de opiniones: «La viura y la barrica debe ser la gran apuesta, pero Rioja con sus blancos debe estar tanto en la gama alta como en el resto», aclaró Andrés Proensa (Planeta Vino). Los datos, desde luego, así lo corroboran: De las 6.000 hectáreas de blanco, 4.200 son de viura, pero pocas más de 3.000 tienen más de veinte años. Es decir, hay mucho viñedo joven y parece difícil aspirar a grandes vinos de envejecimiento con el 100% de los vinos de Rioja, cuando únicamente el 50% de las plantaciones tiene más de veinte años. El debate lo cerró el presidente del Consejo Regulador, Fernando Salamero, con una interesante reflexión: «El blanco es una oportunidad de mercado y Rioja va a estar ahí, pero no somos autocomplacientes y por ello valoramos vuestras opiniones; ahora bien, estoy seguro que en unos años Rioja seguirá mejorando su oferta y que hemos abierto nuevas oportunidades».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos