Abel Mendoza, Marcos Eguren y Benjamín Romeo abrieron el camino

Abel Mendoza, Marcos Eguren y Benjamín Romeo abrieron el camino

Alberto Gil
ALBERTO GILLogroño

«Si hoy podemos hacer esto, es gracias a la generación anterior que puso San Vicente en el mapa del mundo», admite Pedro Balda en nombre de todos los presentes. Fueron Abel Mendoza, concienzudo viticultor y 'confesor' de la mayoría de estos nuevos talentos, no sólo de San Vicente sino de toda la Sonsierra; Marcos Eguren, que de elaborar vino joven de maceración carbónica pasó a embotellar grandes vinos capaces de codearse con cualquier 'top' mundial, y un poco más tarde Benjamín Romeo, que de la cueva del castillo pasó a levantar una nueva bodega en San Vicente tras recibir en dos ocasiones los 100 puntos Parker por su vino Contador. De hecho, se ha escrito que San Vicente es el municipio con más puntos 'Parker' de España por habitante, que es la milla de oro que atrajo la millonaria inversión de Vega Sicilia&Rotschild con la compra de prácticamente 90 hectáreas en el municipio, pese a edificar sus instalaciones en la vecina Samaniego: «Son los suelos sobre todo, la gran diversidad lo que marca la diferencia», apostilla Eduardo Eguren . «Un día -apunta Pedro Peciña- escuché a Benjamín Romeo en una cata en China que las botellas se compran y se venden, pero que ni el Ebro ni la Sonsierra se van a mover nunca de aquí...».