Abra convoca de nuevo a sus bodegas tras el malestar causado por el cambio de nombre

Abra convoca de nuevo a sus bodegas tras el malestar causado por el cambio de nombre

La asociación de bodegas alavesas reunirá a sus asociados el 2 de mayo para explicar el cambio de denominación a 'Bodegas de Euskadi'

Alberto Gil
ALBERTO GILLogroño

La decisión de la Asociación de Bodegas de Rioja Alavesa de cambiar su denominación histórica por Asociación de Bodegas de Euskadi (ABE), tomada por asamblea el pasado lunes por la noche pero aunque con un quórum muy escaso, ha provocado un importante revuelo en la comarca, incluso dentro de las propias bodegas de la agrupación, hasta el punto de que la directiva ha decidido convocar de nuevo a todos los socios para el próximo día 2 de mayo, aunque no en asamblea (donde se vota), sino como un mero encuentro informativo: «Respecto a las decisiones adoptadas la pasada Asamblea General Extraordinaria que tuvo lugar el 15 de abril, estamos recibiendo alguna consulta por parte de bodegas asociadas que no pudieron acudir a la misma», explica la comunicación enviada para justificar la nueva convocatoria.

Varias bodegas de la comarca consultadas por Diario LA RIOJA no ocultan desde su «cabreo» a su «extrañeza» por la decisión adoptada y, sobre todo, porque se haya acordado renunciar al nombre histórico de la comarca vitícola con apenas una veintena de bodegas presentes: «Iré el día 2 para ver qué nos dicen pero yo no quiero renunciar a Rioja Alavesa, así que a lo mejor hay que irse a una nueva asociación o con alguien que se identifique realmente con esta comarca histórica porque esto tiene demasiado tufo político», explica un socio de Abra. De hecho, ayer mismo circularon WhatsApp, supuestamente originarios de alguna bodega alavesa, que animaban a darse de baja de la asociación. Tal y como publicó este diario, el cambio de nombre habría salido adelante por una docena de votos a favor, seis abstenciones y dos votos en contra, cuando Abra, ahora ABE, cuenta con prácticamente 110 asociados.

Más

Tampoco en las esferas políticas, al menos de la Diputación alavesa, ha sentado bien el cambio de denominación. Ramiro González, diputado general de Álava, lamentó públicamente la decisión al considerar que se está «renunciando al prestigio de la marca 'Rioja Alavesa' después de 30 años de trabajo». «La decisión es difícil de entender porque Rioja Alavesa aporta un gran valor y también es marca Euskadi», aseguró el diputado. «Es difícil creer que alguien voluntariamente renuncie a esa denominación», agregó.

Por su parte, la organización de bodegas familiares alavesas vinculó el cambio de nombre con la apertura de la puerta, para su incorporación, a los productores de txakolí vascos, lo que tampoco entienden algunas bodegas de la comarca que elaboran blancos y el txakolí es su propia competencia. Inés Baigorri, gerente de ABE, aseguró el martes en declaraciones a Diario LA RIOJA que nada tiene que ver el cambio de nombre con el anterior proyecto de crear una denominación propia como 'Viñedos de Álava' y justificó la actuación «como una decisión estratégica de futuro para la asociación»: «Rioja Alavesa es una comarca vitivinícola del País Vasco pero no la única». En este sentido, la gerente de ABE señalaba que la asociación ha visto como una oportunidad la integración de pequeños productores de txakolí: «Nosotros tenemos ya una amplia experiencia en prestar servicios y podemos ser útiles para este grupo de nuevos elaboradores que están empezando».