ABRA inició el proceso de registro de su nuevo nombre antes de aprobarlo en su asamblea

Inés Baigorri, gerente de ABRA. /Blanca Castillo
Inés Baigorri, gerente de ABRA. / Blanca Castillo

El 15 de abril, en una reunión que solo contó con 20 de las alrededor de 110 bodegas, se optó por asumir la denominación de ABE, pero diez días antes ya se había abierto la solicitud del cambio de nombre

L.C.

La Asociación de Bodegas de Rioja Alavesa (ABRA) aprobó, en una controvertida asamblea celebrada el 15 de abril por la noche a la que solo asistieron 20 de las alrededor de 110 bodegas asociadas, cambiar su denominación histórica por Asociación de Bodegas de Euskadi (ABE). Sin embargo, la organización ya había gestionado diez días antes en la Oficina española de patentes y marcas, del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, la creación de la nueva marca ABE. Lo ha desvelado Noticias de Álava, que cuenta que la solicitud se realizó por internet y sin que ningún nombre quedara como representante de la ABRA.

Cinco días después se confirmó que no existía registrado ningún nombre como el solicitado y fue el 16, martes, cuando se publicó la solicitud de la inscripción.

Si ya fue polémica la decisión, estas nuevas informaciones no han hecho más que aumentar el malestar y ABRA ha convocado a sus miembros a una reunión este mismo jueves en el que la gerente Inés Baigorri pretende dar explicaciones.

Ese 15 de abril sorprendió la decisión de ABRA de obviar la identidad geográfica con la que se había vinculado desde su fundación en 1990, en una votación con escaso quórum y que acabó con doce votos a favor, dos en contra y seis abstenciones.

Pero este miércoles la sorpresa ha sido mayor, según explica el diario alavés, cuando se ha conocido que la solicitud para reconocer la marca ABE era para los epígrafes 16 y 35, que son ajenos a la actividad vitivinícola.

El 16 tiene que ver con actividades relacionadas con el epígrafe Papel y cartón, que recoge «productos de imprenta;material de encuadernación;fotografías;artículos de papelería y artículos de oficina, excepto muebles;adhesivos (pegamentos) de papelería o para uso doméstico;material de dibujo y material para artistas;pinceles;material de instrucción y material didáctico;hojas, películas y bolsas de materias plásticas para embalar y empaquetar;caracteres de imprenta, clichés de imprenta», según reza el documento de inscripción en la Oficina española de patentes y marcas que recoge Noticias de Álava.

El epígrafe 35, mientras tanto, se concentra en Publicidad y oficialmente hace referencia a «la gestión de negocios comerciales;la administración comercial;y trabajos de oficina».