Imagen de un viñedo antes de la vendimia. / Fernando Díaz

El Ministerio tramita la solicitud de exclusividad del viñedo de Rioja con la oposición vasca

La resolución permite continuar el proceso para el cambio de pliego de condiciones pero abre un plazo de alegaciones que tendrá aún que resolverse

Alberto Gil
ALBERTO GIL Logroño

El Ministerio de Agricultura ha tramitado la petición del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Calificada (DOCa) Rioja para modificar el pliego de condiciones y exigir que la producción de las viñas inscritas en el registro se destine exclusivamente a la elaboración de vino amparado, es decir, para que con las uvas de Rioja únicamente se pueda elaborar vino de Rioja.

De momento, es únicamente un trámite que, según lo publicado este jueves en el Boletín Oficial del Estado, da publicidad a la resolución para que quien esté interesado pueda presentar un recurso de alzada contra la misma, por lo que el tiempo seguirá corriendo y se podrían complicar los plazos para la próxima vendimia.

La cuestión es trascendente ya que, tal y como informó en su momento Diario LA RIOJA, la exigencia de exclusividad del viñedo fue una respuesta del pleno del Consejo Regulador a la tramitación de la nueva DOP 'Viñedos de Álava' superpuesta sobre la zona de Rioja Alavesa con el fin de evitar que los viticultores y bodegas interesados en esta última pudieran disfrutar de una doble inscripción de los viñedos. Así las cosas, si la modificación del pliego se materializa finalmente, quien inscriba una viña en Viñedos de Álava no podrá dedicar su producción a elaborar vino de Rioja.

La resolución de la Dirección General de la Industria Alimentaria es un paso adelante, pero todavía no hay pronunciamiento firme. De momento, el Gobierno vasco, a consulta del propio Ministerio a las tres comunidades autónomas implicadas, ya se ha opuesto a la exclusividad del viñedo propuesta por el Consejo Regulador, en un acto que no deja de ser curioso por cuanto, mientras el Ejecutivo de Urkullu ha reiterado públicamente que no le quedó otro remedio que tramitar 'Viñedos de Álava' porque un grupo, muy reducido por cierto, de bodegas se lo habían pedido, en este caso ha hecho caso omiso al acuerdo mayoritario del pleno del Consejo Regulador. Quienes sí han apoyado la resolución son el Gobierno de La Rioja y el Navarro, los otros dos que forman parte de la Denominación de Origen.

Fundamentos

La modificación del pliego de condiciones solicitada se fundamenta en que desde 1991, cuando se aprobó la condición de Calificada, Rioja ya exige que las bodegas de elaboración sólo pueden elaborar vino amparados –es necesaria una instalación diferente para hacer, por ejemplo, vino común o de otra denominación de origen, si se diera el caso–, por lo que ahora se pretende ir un paso más allá y que se reconozca la exclusividad del viñedo.

El cambio legislativo complicaría las cosas a las bodegas o viticultores que deseen inscribir sus viñas en 'Viñedos de Álava'. Evidentemente podrán hacerlo, porque es voluntaria y a libre elección, pero no podría haber dobles registros (en las dos denominaciones al mismo tiempo y luego decidir a cuál dedican las uvas) y el operador que decida registrar un viñedo de Rioja en la DOP alavesa tendrá que esperar al menos una campaña en blanco para poder volver a recibir el reconocimiento de Rioja.

Es decir, lo que se pretende es complicar el juego con 'doble baraja' a aquellas bodegas o viticultores que se plantearan trabajar en ocasiones con Rioja y en otras con 'Viñedos de Álava'. La medida evitará asimismo que la uva de viñedos inscritos pueda ser descalificada en el momento de la pesada para hacer vino no amparado, como sucede en la actualidad con alguna bodega alavesa. La Asociación de Bodegas de Rioja Alavesa (ABRA), que ha promovido 'Viñedos de Álava', ya se manifestó en público en contra de la exclusividad pretendida por la DOCa Rioja. Lo más previsible es que tanto ABRA como el Gobierno vasco presentarán recurso de alzada.