Nace la Escuela Riojana de Sumillería dentro de 'Logroño Enópolis'

Un curso formativo de 40 horas para 20 alumnos será el primero en el Espacio Lagares a la espera de ampliar la actividad en el CCR

Javier Campos
JAVIER CAMPOS Logroño

La Escuela Riojana de Sumillería 'Ciudad de Logroño' es ya una realidad. El citado espacio profesional, creado por el Ayuntamiento y la Asociación Cultural del gremio fruto de un convenio suscrito entre ambas partes con vocación de continuidad, imparte desde hoy martes el primer ciclo formativo y divulgativo en la materia.

Un curso de 40 horas para 20 alumnos en el Espacio Lagares, a la espera de ampliar la actividad en lo que será el futuro Centro de la Cultura del Rioja (CCR), es el primero, pero de cara al año que viene ya se trabaja en un curso más completo de hasta 400 horas que le conviertan en referencia. Bajo el nombre 'Las claves de la sumillería', el curso inicial está dirigido a profesionales de la hostelería, la restauración, el enoturismo y la comercialización de vino.

Así lo presentaron la concejala de Turismo, Esmeralda Campos; el presidente de la asociación, José Félix Paniego; y la directora de la escuela en cuestión, Marta Bernad, quienes hablaron de «potenciar la marca Rioja» y aprovechar las visitas de los turistas nacionales e internacionales.

«Mediante este primer curso, que forma parte del plan de transformación turística 'Logroño Enópolis', no solo se pretende fomentar el conocimiento, el aprendizaje y la formación para conseguir la profesionalización y especialización en el ámbito de la sumillería, sino también estimular el crecimiento socioeconómico del sector vitivinícola e impulsar el desarrollo de Logroño como enópolis de referencia», explicó Campos destacando la firma de la primera adenda al convenio, dotada con 30.000 euros.

«Uno de nuestros objetivos fundamentales ha sido y seguirá siendo la mejora de la preparación de los profesionales del sector para elevar la calidad de la oferta, ser más competitivos y, en definitiva, potenciar el turismo en nuestra región, objetivos que compartimos con el proyecto 'Logroño Enópolis'», valoró, por su parte, Paniego.

De entrada, para este primer curso, desde el punto de vista práctico, el curso cuenta con la colaboración de las bodegas Viña Ijalba y Arizcuren, cuyas instalaciones serán visitadas dentro del programa; y se realizarán catas diarias, mesas redondas e inspiracionales con profesionales invitados y una jornada intensiva a modo de caso práctico, entre otras actividades.

La idea, eso sí, es ir avanzando con el desarrollo de cursos teóricos y prácticos dirigidos al sector hostelero a fin de ir dando forma al proyecto. Ya a inicios de este año, en este sentido, se precisó que el reto de cara al 2023 es crear unos estudios específicos conscientes, como son, de que «existe y hay demanda». Un objetivo para el que se contará con el futuro CCR –una vez reabierto– como centro de operaciones.

La Asociación de Sumilleres de La Rioja, sin ánimo de lucro, cuenta a día de hoy con un total de 106 profesionales, cuyo objeto consiste en «promover el estudio, la formación, el aprendizaje y la investigación en cualquier ámbito que redunde y contribuya al desarrollo del enoturismo y el turismo gastronómico, dentro del marco de la sociedad del conocimiento».