Las bodegas familiares de Abra cambian el apellido Rioja Alavesa por 'Bodegas de Euskadi'

Las bodegas familiares de Abra cambian el apellido Rioja Alavesa por 'Bodegas de Euskadi'

La decisión, tomada en una asamblea con escaso quórum, abre la puerta a la integración de los productores de txakolí

Alberto Gil
ALBERTO GILLogroño

La Asociación de Bodegas de Rioja Alavesa (Abra) aprobó, en una asamblea celebrada el lunes por la noche, cambiar su denominación histórica por Asociación de Bodegas de Euskadi (ABE), con lo que abre la puerta a la integración de las bodegas vascas elaboradoras de txakolí. La organización califica la decisión de «un importante paso como evolución natural» que, en la práctica, implica un cambio de estatutos para ampliar su ámbito de actuación «a todo el territorio vitivinícola del País Vasco»: «ABE –explica la nota– continuará con su labor de defensa y salvaguarda de los intereses de sus bodegas de Rioja Alavesa...», pero «ampliando sus servicios a cuantas bodegas del País Vasco decidan inscribirse y participar de las ventajas del asociacionismo».

La decisión no deja de ser sorprendente en la medida en que supone obviar como 'primer apellido' la identidad geográfica con la que se ha vinculado desde su fundación en 1990, lo que provocó ayer mismo un fuerte revuelo en la comarca de Rioja Alavesa. En este sentido, Abra agrupa a alrededor de 110 bodegas, aunque a la convocatoria de la asamblea acudieron sólo una veintena. La votación del cambio de denominación habría salido adelante con doce votos a favor, dos en contra y seis abstenciones: un quórum muy bajo, aunque la gerente de Abra, Inés Baigorri, aseguró ayer que los datos que se habían difundido a través de un grupo de WhatsApp de la comarca alavesa «no son correctos», si bien no aportó otros concretos para refutarlos.

Abra participa en el Consejo Regulador de la DOC Rioja como parte de la rama comercial, con una representatividad del 4% en este sector (en función de los litros comercializados) y un vocal. La asociación entiende, sin embargo, que no sólo no se diluye la identidad de la histórica comarca vitivinícola alavesa con el cambio de nombre sino que «Rioja Alavesa y su sector vitivinícola ganará así más peso e identidad». «Es éste –concluye– un espaldarazo al reconocimiento local, más visibilidad a nivel estatal y con una mayor proyección internacional».

¿Viñedos de Álava?

Hace tres años, las pequeñas bodegas alavesas de Abra promovieron una escisión de Rioja, apoyada en teoría por cuarenta de sus asociados que solicitaron al Gobierno Vasco la creación de una DOP propia denominada 'Viñedos de Álava'. La 'paz', firmada en verano del 2017 con la aprobación por parte del Consejo Regulador de las nuevas indicaciones de vinos de viñedos singulares y municipio, así como la potenciación de las zonas, envió al cajón el proyecto de 'Viñedos de Álava' aunque nunca se ha abandonado del todo y, de hecho, sigue habiendo bodegas alavesas interesadas en reactivarlo.