Broche final entre vino y aplausos

Foto de familia. Los ganadores posaron junto a los patrocinadores y la organización. /Justo Rodriguez
Foto de familia. Los ganadores posaron junto a los patrocinadores y la organización. / Justo Rodriguez

La entrega de premios concluyó con unas copas de vino, que los concursantes disfrutaron mientras compartían la experiencia

D. LAS HERAS/N.I.

Al igual que en anteriores ediciones, tras la entrega de premios, los galardonados disfrutaron de un vino junto a sus amigos y familiares. El orgullo de estos últimos inundaba todo el recinto y se hacía visible en forma de sonrisas de alegría y abrazos dirigidos a los premiados.

El más joven de los galardonados, Eduard Vinatoru, era el que más atención recibió y no es para menos. No solo recibió el premio a la fotografía más valorada en el concurso, con sus 500 euros correspondientes, sino que su obra también fue recompensada con otros 200 euros por su primer puesto en la categoría Bodegas Manzanos.

Del mismo modo, Emma Pérez y Diego Minova, fueron dotados con un premio similar en metálico, por ganar las categorías Aldeanueva de Ebro y Bodegas Corral (Don Jacobo) respectivamente.

Pero no fueron éstos y sus acompañantes los únicos en disfrutar del ameno picoteo. Además de los primeros puestos, también hubo menciones especiales en cada una de las categorías, razón por la que el Club de Marketing (lugar escogido para la entrega de premios) se llenó de amantes de la fotografía que, junto a unas copas de vino, compartieron su pasión, sus técnicas utilizadas y las fotos del concurso.

No obstante, el aspecto que más se destacó por encima del resto fue la experiencia que, al fin y al cabo, allí les reunía: el día que realizaron el Rally.

Muchos de ellos ya se conocían de otras ediciones, y otros tantos lo hicieron en el momento de la fiesta, compartiendo lo mucho que habían disfrutado de la experiencia. Y es que, premiados o no, todos ellos parecen tener una opinión general: «El año que viene repetimos».