El secretario general de ARAG-Asaja, Igor Fonseca. / Justo Rodriguez

«Una DO Calificada no puede permitirse que haya precios por debajo de coste»

Fonseca destaca el Plan Estratégico como gran logro del mandato actual y pide que no haya ayudas públicas para quien no cumpla la ley en los contratos de uva y vino

Alberto Gil
ALBERTO GIL Logroño

ARAG-Asaja es el sindicato agrario mayoritario en el Consejo Regulador, con cuatro vocales y el 29% de los votos de la rama productora. Igor Fonseca, secretario general de la organización, está convencido de que incluso mejorarán resultados en la renovación en curso. Destaca el Plan Estratégico como el principal hito del actual mandato, al tiempo que reclama que «no haya ayudas públicas para las bodegas que no cumplen la ley y no pagan los costes de producción, como ha sucedido en algunos casos en la vendimia pasada».

– UPA critica el proceso de recogida de acreditaciones, que dice que no es libre y que debería ser por voto secreto. ¿Qué opina?

– Es cierto que no son unas elecciones convencionales. Quizás no sea la mejor forma, pero es la que es. A nosotros hay cosas que también nos gustaría cambiar, pero antes deberíamos ponernos de acuerdo en el sector productor para llevar una propuesta concreta de cambio de estatutos de la Interprofesional. Lo que no entiendo es que nos critique por salvaguardar en nuestras normas internas que los asociados nos apoyen con la cesión de las hectáreas. Si estás en una organización agraria es para prestarle tu apoyo y, si no, pues no estás. En todo caso, sí quiero aclarar que ARAG-Asaja no ha expulsado aún a ningún socio por este motivo, cosa que sí ha hecho, por ejemplo, la UAGR.

– ¿Recibe Asaja las hectáreas de las grandes bodegas?

– Lo que tenemos son viticultores asociados que además tienen pequeñas y medianas bodegas. En algunos casos, ni siquiera nos pueden dar las hectáreas porque sólo se acreditan como bodega al no tener dos sociedades distintas, de la misma forma que hay también muchos socios de cooperativas que tampoco nos pueden ceder su apoyo. Somos incluso más perjudicados que beneficiados.

– ¿Porqué es tan difícil ver un acuerdo entre todas las organizaciones de productores?

– Supongo que alguien está cómodo cuando los que toman las decisiones son otros. En la mayoría de los acuerdos del Consejo en los que participa Asaja también lo hacen las cooperativas, que son el 45% del sector productor y al tiempo viticultores. En muchos casos, por cierto, son socios de UPA y de la UAGR.

– En el nuevo mandato, le toca la presidencia del Consejo a su sector. ¿Qué planes tiene Asaja?

– De momento ninguno. Toca acabar las acreditaciones. Habrá que ponerse de acuerdo entre las OPA y las cooperativas, con un candidato interno o, por qué no, externo. De momento, no hay nada, ni tan siquiera contactos.

«Si no hay más fondos, el Ministerio volverá a dejar a Rioja a los pies de los caballos»

Ayudas extraordinarias

– ¿Qué balance hace de estos últimos cuatro años?

– No han sido fáciles. La parte positiva es que hemos sido capaces de sacar un Plan Estratégico en el que la estabilidad es el objetivo fundamental, sin nuevas plantaciones mientras no se regule la oferta. La estabilidad también es el marco contractual propuesto por el Plan, con contratos plurianuales como defiende ARAG-Asaja y poniendo el eje de la DOCa en el viñedo, incluso en la diferenciación por calidades, que es lo que nosotros queremos.

– Dijeron ustedes que el viticultor ha percibido 99 céntimos de media en los últimos años. ¿Le salen las cuentas?

– 99 céntimos es el precio medio de los últimos tres años en los que hay registro oficial: 2017, 2018 y 2019. Si incluimos la estimación del año pasado, baja la media a 89 céntimos, pero también dijimos que no ha sido justo lo que ha pasado esta última campaña. La uva ha caído un 30% de precio y las ventas de vino no lo han hecho así ni mucho menos. Una denominación de origen que se apellida calificada, como Rioja, no puede permitirse que haya liquidaciones por debajo de coste, y las ha habido. Nuestra propuesta pasa por impulsar los contratos a medio y largo plazo, plurianuales, para evitar estas situaciones, de la misma forma que defendemos que no haya una bodega que se lleve un euro público que incumpla la ley y pague por debajo de coste.

– En breve tenemos el reparto de los fondos extraordinarios del PASVE. ¿Llegarán a La Rioja?

– El lunes sabremos si Europa pone más dinero y, si no es así, el Ministerio volverá a dejar a Rioja, como productora de calidad y de las más afectadas por la pandemia, a los pies de los caballos. Se gastó mucho dinero el año pasado para destilaciones en regiones productivistas que no sirvieron de nada porque luego se produjo más vino. No debería volver a pasar que las ayudas vayan a zonas con problemas estructurales y que además reciben ya 140 millones al año en los pagos básicos, y exclusivos, para esos viticultores.

«No puede ser que la rentabilidad solo sea posible a costa de crecer y crecer»

3.000 vitucultores menos

– ¿Cómo ve el almacenamiento y la vendimia en verde?

– El almacenamiento es para las bodegas e insisto en que no debería haber ayudas para quien no pague al menos por encima de costes. La vendimia en verde es la única compensación para el viticultor, pero, tal y como está planificada, son migajas. El año pasado llegaron a La Rioja 300.000 euros y 5 millones para almacenamiento. La vendimia en verde sería muy positiva si pudiera ser parcial, para compensar reducciones de producción pero no implicar la descalificación completa de la parcela. En todo caso, visto lo que hay, apoyaremos que los fondos vayan a esta medida porque es la única ayuda al viticultor y que, además, elimina producción.

– Sostiene que el Plan Estratégico protege contra nuevas plantaciones, pero hay varias comprometidas de años anteriores...

– Dice bien claro que no se puede plantar mientras no se equilibre el mercado. Lo mismo dice el estudio de las universidades de La Rioja, País Vasco y Navarra. Mientras no haya equilibrio, no toca hablar de plantaciones.

«El Plan Estratégico y los estudios de las tres universidades dejan claro que no habrá sin equilibrio»

nuevas plantaciones

– ¿Rioja ha perdido 53 bodegas comerciales y 3.000 viticultores en diez años? ¿Les preocupa?

– Por supuesto. Es cierto que el relevo generacional en la agricultura, en general, es complicado, pero no puede ser que la rentabilidad solo sea posible a costa de crecer y crecer.