Juan Marín

En el camino hacia el enoturismo y el ecoturismo

La última mesa redonda de Imaginext ha puesto el foco en la necesidad de crear una oferta turística sostenible, en aplicar la tecnología y en analizar grandes cantidades de datos para saber cuáles son las motivaciones y comportamientos que se dan en el sector

Irene Echazarreta
IRENE ECHAZARRETA

La última mesa redonda, de nombre 'Turismo sostenible', ha debatido sobre las iniciativas que impulsan un enoturismo más sostenible, ya que constituye el sector por excelencia en la comunidad riojana. En ella, Rubén de Arriba, gerente de la Asociación Ruta del Vino Sierra de Francia, situada en Salamanca, ha desgranado los tres pilares sobre los que se sustenta el turismo sostenible: el ámbito socioeconómico, medioambiental y territorial. «Todos están enlazados. El turista que decide visitarnos puede hacerlo por nuestro patrimonio, naturaleza, gastronomía o por el enoturismo. Solo cuando creas estos tres ejes puedes crear un producto turístico contemporáneo que es lo que demanda Castilla y León, la Sierra de Francia, La Rioja y España entera, por lo que debemos dar ese paso hacia el turismo y el ecoturismo», ha resaltado.

Por su parte, Elena Pilo, portavoz de la Asociación Bodegas de Logroño, ha puesto el foco en la importancia de los datos y de los procesos de digitalización en el enoturismo, que «son básicos a nivel de negocio y de destino». Sobre todo porque, en el contexto actual, sin un análisis de datos «no podemos trabajar a largo plazo». «Es esencial que las bodegas captemos datos, entendamos el comportamiento de los usuarios y crucemos esa información», ha dicho. Una idea en la que también ha incidido Pablo Hermoso de Mendoza, alcalde de Logroño, quien ha evidenciado la necesidad de aplicar la tecnología y de analizar dichos datos «para saber cuáles son las motivaciones, comportamientos y conductas que se dan en el sector, y aquí todavía hay oportunidades».

La jornada también ha tratado sobre las aspiraciones y la visión de los ponentes sobre el futuro de sus proyectos agrupados. En el caso de la Ruta del Vino Sierra de Francia, «el paso natural es que toda nuestra producción del vino sea ecológica. Desde el enoturismo que ofrecemos estamos volcados en el ecoturismo para que el territorio en el que estamos sea un reflejo de lo que vendemos, la sostenibilidad, que es lo que nos puede diferenciar. No podemos competir en cantidad, pero sí en calidad, en ofrecer algo que es único, como es el paso de una DO a una 100% ecológica, así como a convertirnos en un destino ecoturístico y enoturístico».

La portavoz de la Asociación de Bodegas de Logroño ha asegurado que, en el caso de La Rioja, la apuesta de futuro va a ser el turista internacional: «Va a ser quien nos haga crecer con una calidad de visitantes muy similar a la de otras regiones». De ahí que, desde las distintas bodegas de la capital riojana, la aspiración sea «que venga un turista que disfrute no solo de las experiencias que ofrecemos, que cada vez son más diversas y de mayor calidad, sino del conjunto de nuestro territorio, de los restaurantes, de los hoteles…», ha añadido.

Por último, y para cerrar la jornada, Hermoso de Mendoza ha reiterado la aspiración porque los datos vinculados al enoturismo sean liderados y gestionados desde la comunidad riojana. «Hay dos palabras que lo expresan, Etnópolis y Tecnópolis, y cuando me refiero a Tecnópolis es porque los datos que se albergan relacionados con el enoturismo pueden estar en Logroño o en La Rioja». Toda una mesa en la que, además de reflexionar sobre la importancia de los procesos de digitalización y de la gestión de los datos, se ha evidenciado la gran oportunidad que supone en enoturismo para la región. «El enoturismo sigue siendo esencial, va a crecer, y en ese camino de ir creciendo Rioja tiene una gran oportunidad para hacer del turismo una creación económica que haga que muchos jóvenes y no tan jóvenes quieran venir a Logroño», ha concluido el alcalde de Logroño.