Fernández Eguíluz, en el club de catas