Ismael Fernández, en la bodega Señorío de Villarrica. / L. R.

Club de catas de lomejordelvinoderioja.com

Señorío de Villarrica: cuando el viñedo lo es casi todo

Ismael Fernández presenta el jueves 7 de abril los vinos, con varias primicias y elaboraciones exclusivas, de la bodega de San Asensio y Hervías

Alberto Gil
ALBERTO GIL Logroño

No hay secretos, son las viñas». Con esta frase resume Ismael Fernández, uno de los cuatro pilares, de los cuatro hermanos, la razón de ser de Señorío de Villarrica, bodega familiar de San Asensio que hace 15 años fundó en Hervías una segunda bodega para trabajar exclusivamente los vinos especiales y pequeñas vinificaciones a la carta. De allí nació Señorío de Villarrica Selección Familiar 2001, el primer Rioja en alcanzar los mil euros: «No fue un 'vacilada', sino un vino muy especial que catamos a ciegas frente a algunos de los mejores del mundo y, de hecho, fue el maestro de sumilleres Custodio López Zamarra quien nos animó a poner ese precio», explica Ismael.

Señorío de Villarrica acaba de lanzar la segunda edición de su Selección Familiar, la cosecha 2010 –«qué añada hay Selección Familiar lo decide mi hermano Pablo, el enólogo»–, aunque más allá de la anécdota (670 botellas), lo que Villarrica elabora es una gama de vinazos con uvas exclusivamente en propiedad de sus cien hectáreas de San Asensio (40%), Hervías (40%) y Sajazarra, Cuzcurrita y Briones (20%): «Tenemos suerte, mi abuelo Florentino creó la bodega en 1940 y mi madre heredó los viñedos de su familia, así que, después de mucho trabajo de mi padre, llegamos los cuatro hermanos con un proyecto bodeguero ya en marcha y, sobre todo, con mucha viña vieja, en suelos y con exposiciones maravillosas».

  • La cita El jueves día 7, a las 20 horas, en el Hotel Gran Vía de Logroño, con plazas para los primeros inscritos en Oferplan de larioja.com o en lomejordelvinoderioja.com (15 euros/persona) y dos entradas dobles gratis para suscriptores ON+. ENTRADAS AGOTADAS

  • Los vinos de la cata Señorío de Villarrica Rosé 2021, Delicia de Baco Blanco Reserva 2018; Señorío de Villarrica Crianza 2018; Delicia de Baco Crianza 2017; Maceración Carbónica 2021 y Marvellous 2015.

Cada generación aporta y, de hecho, Ismael, Pablo, Rodolfo y José Miguel, lo han hecho, y mucho, con la construcción, por dos veces, de la bodega de Hervías: «Fue uno de los momentos más duros, cuando en 2011 se quemó la bodega entera, pero los cuatro hermanos teníamos claro que había que volver a empezar». Así lo hicieron y hoy vuelve a ser un impresionante 'château' rodeado de sus propios viñedos, junto al Camino de Santiago, en Hervías.

La cata

Ismael Fernández comenzará la cata del próximo jueves día 7 (las entradas se han agotado) con Señorío de Villarrica Rosé 2021: «Es un clarete típico de nuestro pueblo, con mucha uva blanca, 70% entre viura y un poco de malvasía, y 30% de garnacha tinta», avanza. «Para nosotros –continúa–, es un vino muy querido, con raíces, y, de hecho, las garnachas son de algunos de nuestros mejores y más viejos viñedos».

Delicia de Baco es la gama alta de Señorío de Villarrica, elaborada en las pequeñas vinificaciones de Hervías, y el viticultor la presentará en dos versiones: Delicia de Baco Reserva Blanco 2018 y Delicia de Baco Crianza 2017: «El blanco son viñas muy viejas de viura y malvasía, con un 30% de chardonnay que plantamos a 720 metros, en la Degollada hace doce años, quizás entonces la viña más alta de Rioja». «Son 3.000 botellas –continúa– que probaremos con añada en primicia, aunque este vino tiene muchos años de recorrido por delante».

Delicia de Baco tinto es un vino que sorprende por su contraetiqueta de 'crianza': «Lo hemos etiquetado antes como reserva, 'vino de autor'..., pero decidimos que por qué no diferenciarnos con un crianza de alta gama de verdad». Son 20.000 botellas de viñas antiguas de la propiedad: «Es imposible que este vino salga mal cuando tienes las mejores uvas, las mejores maderas y el mejor enólogo del mundo, como es mi hermano Pablo», afirma entre risas Ismael.

Señorío de Villarrica Crianza 2018 es la segunda gama de la bodega, aunque no por ella descuidada: «Es de mayor rotación, pensado para las barras y supone 350.000 de las 400.000 botellas que hacemos». «Es decir –sigue el viticultor–, es nuestro vino más importante y un magnífico crianza con el que no podemos fallar».

Ismael Fernández presentará además otra primicia, no solo de añada, sino una primera elaboración, Señorío de Villarrica Maceración Carbónica 2021: «Es un homenaje a nuestro padre, Florentino, que falleció recientemente; lo elaboramos de uno de nuestras mejores viñas, con rendimientos de poco más de 1.000 kilos por hectárea, y es el tipo de vino que le gustaba a él y a su gran amigo, Lino Martínez Somalo, los 'americanos', como se llamaban entre ellos». La apuesta de Señorío de Villarrica no es broma, ya que su PVP rondará los 20 euros: «¿Por qué no si es un gran vino y la maceración carbónica es una técnica tradicional?», se pregunta.

Marvellous 2015 es la gama 'top' de Villarrica. Producciones limitadas (2.500 botellas), que únicamente elaboran en determinadas cosechas, de la misma viña de 1911 que, hasta ahora una vez cada diez años, sale el Selección Familiar: «Es un vino pleno de intensidad, con su madera porque la precisa, de nuestro mejor viñedo: potencia, pero al tiempo elegante por su larga crianza».