Javier San Pedro Rández, en la bodega. / MIGUEL HERREROS

Vallobera: una nueva propuesta basada en el viñedo propio

La bodega de Laguardia presenta el jueves 16 (entradas agotadas) la nueva colección de blancos y tintos de la novedosa etapa de la firma alavesa

Alberto Gil
ALBERTO GIL Logroño

Javier San Pedro Rández, Bodegas Vallobera, es miembro de una conocida saga de bodegueros de Laguardia: «No sé..., quizás llevamos más de 600 años dedicados a la viticultura y al vino en la familia en nuestro pueblo», apunta. Javier está al frente de bodegas Vallobera, un proyecto personal que comenzó hace ya tres décadas después de trabajar con su padre, también Javier (fallecido) y uno de los grandes negociants, o tratantes, de vino de Rioja: «Mi padre tenía otro concepto del mundo del vino, jamás embotellaba sino que negociaba, y fueron precisamente estas diferencias las que dieron origen a Vallobera».

En este sentido, un joven Javier adquirió unos corrales de ovejas a su padre para comenzar a embotellar sus propios vinos y, desde el primer momento, tuvo que buscarse la vida: «Mi padre era así..., siempre estaba detrás por si tropezabas, pero no te ayudaba directamente...». Cosas de sagas porque la historia se repitió hace unos años con Javier San Pedro Ortega, hijo del protagonista de estas líneas y nieto del viejo negociant: «Sí, mi hijo trabajó conmigo y también acabó organizándose por su cuenta a costa de mucho esfuerzo». «Es que mi padre marca mucho», explica entre risas, «pero mi hijo también sabe que yo siempre estaba y estaré ahí».

  • Jueves 16 de septiembre El jueves día 16, a las 20.00 horas, en el restaurante Delicatto de Logroño, con plazas para los primeros inscritos en Oferplan de larioja.com o en lomejordelvinoderioja.com. ENTRADAS AGOTADAS.

  • Los vinos Vallobera Blanco 2020; Vallobera Crianza 2018; Finca Vallobera 2018; Vallobera Graciano 2017; Pensando en ti 2020; Terrán 2017 y El Marido de mi Amiga 2020.

Javier San Pedro, padre, está ahora más centrado que nunca en la bodega y desde hace cinco años ha dado un repaso a la coleccion de vinos de Vallobera, que el próximo jueves 16 de septiembre presenta para el club de catas de lomejordelvinoderioja.com: «Tenemos cien hectáreas de viñedo en propiedad en Laguardia y el entorno, así que decidí que debía centrarme en la bodega y desde entonces Vallobera ya solo trabaja con el viñedo propio y con el de unos pocos viejos proveedores de hace más de treinta años».

La cata

La propuesta de Javier San Pedro ha dejado de lado la tradicional categorización de vinos de Rioja para explorar sus propias viñas y la tipicidad de esta comarca de Rioja Alavesa: «Dejé otros negocios, incluso la política [fue alcalde de Laguardia] y comenzamos a trabajar en la bodega de otra forma, pero especialmente en el viñedo». La cata comenzará con Vallobera Blanco 2020, un vino de rotación que en un 95% es viura, con un 5% de sauvignon blanc: «Creo que Rioja tienen una asignatura pendiente con los blancos, por supuesto como elaboraciones complejas de extraordinario recorrido en el tiempo, pero también con blancos frescos como este». «Al Vallobera –continúa– le aportamos un poquito de sauvignon blanc, que le da expresividad y apenas se reconoce porque lo que manda es la viura».

Vallobera Crianza 2018 es el vino principal de la casa: «Es el que 'paga las facturas', con una selección de viñedos entre los 40 y 45 años y en el que la fruta está muy por encima de la madera». «Nos gusta –continúa– hacer vinos 'sensuales', que conserven la fruta y sean amables; para mí, esa es la definición de nuestro crianza».

Finca Vallobera 2018 procede del viñedo del mismo nombre, el primero de Javier San Pedro en Laguardia: «Tiene 3,5 hectáreas pero solo utilizamos 1,5 para este vino y parte de otra finca de Elvillar». «Son 28.000 botellas, en las que encontramos fruta, pero tampoco abusamos de la concentración o la madurez».

Vallobera Graciano 2017 es uno de los vinos de los que más orgulloso está el bodeguero: «No es fácil esta uva en mi zona y, dándole vueltas, ideamos un sistema para eliminar gran parte de la pepita en el depósito, que es la que provoca el verdor, jugando con temperaturas». El resultado ha tenido una extraordinaria acogida por la crítica.

' Pensando en ti 2020' es el último lanzamiento de Vallobera: «Viene de esa obsesión por los blancos que comentaba; es una garnacha de un antiguo proveedor que siempre tenía en mente». «Sara –añade– me había pedido que le dedicara un vino y, tras probar a vinificarlo, tenía que ser éste..., y de ahí el nombre». Son poco más de 1.000 botellas, elaboradas en tinas de roble frances de 500 litros: «Espero que sorprenda porque creo que hemos hecho un vino absolutamente sutil, como la propia variedad de uva en la zona». Terrán 2017, un 'pepino' de finca que Javier lanzó hace ya veinte años, procede de una única hectárea del viñedo de Elvillar: «Es muy especial, la zona más pobre de la viña que da un grano muy pequeño y pura concentración. «Terrán –continúa– es la 'niña bonita' de mis tintos».

Y, como cierre, ' El marido de mi amiga 2020', un semidulce con el Vallobera se ha posicionado en todas las barras del país: «La idea era llegar a la gente joven y no nos rasgamos las vestiduras por ello; lo hemos conseguido y, de hecho, vendemos más caro este vino que, lamentablente, algunos reservas de Rioja».