Cierre 'oficial' de la vendimia 2019

Vendimia de en la zona de El Cortijo./Jonathan Herreros
Vendimia de en la zona de El Cortijo. / Jonathan Herreros

El Consejo cierra todas las localidades aunque se seguirá cortando uvas unos días | La recogida suma 375 millones de kilos a la espera de las últimas partidas y será entre un 20 y un 25% inferior a la del año pasado

Alberto Gil
ALBERTO GILLogroño

Últimos coletazos de la vendimia del 2019, con muy buena calidad esperada pese las dificultades de la tercera semana de septiembre, y, como se anunciaba desde el principio, con bastante menos cantidad respecto al año pasado.

En este sentido, las cifras, con 375 millones de kilos de uva en las bodegas hasta el pasado domingo, quedarán lejos de los 486 millones que se vendimiaron el año pasado, la segunda añada más voluminosa de la historia con un rendimiento medio de 7.385 kilos por hectárea. Así las cosas, la cosecha del 2019 será entre un 20 y un 25% inferior a la de un año antes, a falta de los entre cinco y diez millones de kilos que pueden entrar en lo que resta. Pablo Franco, director técnico del Consejo Regulador, confirma que quedan pocas zonas activas, las más frescas y lugares puntuales en altura: «Faltarían algunos gracianos y garnachos en altitud y algo de tempranillo en alguna de las bodegas grandes que vendimian a mano y necesitan más tiempo», confirma.

Leer más

Franco considera que la cosecha es de gran calidad y que era un «añada para arriesgar, como ha hecho mucha gente, lo que permitirá obtener vinos extraordinarios». Recuerda que ha sido un año seco, aunque «con lluvias en momentos clave del ciclo, incluidos esos difíciles días de septiembre, pero, con la llegada del viento norte, se cortó la amenaza de botrytis». En este sentido, fue el blanco el que, en aquellos momentos, más estrés produjo entre los viticultores, pero «finalmente se pudo también esperar y las cosas han salido muy bien en líneas generales para el conjunto de la denominación».

Franco considera que la cosecha es de gran calidad y que era un «añada para arriesgar, como ha hecho mucha gente, lo que permitirá obtener vinos extraordinarios»

COMPARATIVA

Cosecha 2017
La de la última helada, con 349,5 millones de kilos de uva y con un rendimiento medio de 5.443 kilos por hectárea. Después de la del 2002, fue la más corta del siglo.
Cosecha 2018
La segunda más amplia de la historia con 485,8 millones de kilos de uva y un rendimiento medio de 7.385 kilos por hectárea. 468,6 fueron amparados y 11 millones fueron a parar a la nueva figura del 'stock'.
Cosecha 2019
Hasta el domingo habían entrado 375 millones de kilos. No habrá apenas para 'stock' ni excesos productivos.

Baya pequeña, sanidad, concentración en los vinos, grado -quizás un poco elevado- son rasgos que definirán la añada 2019 y que darán tintos y blancos de mucha calidad: «Es una de las pocas vendimias de los últimos años escalonada en función de las diferentes zonas, es decir, que no se han solapado las tareas en Rioja Oriental, Alta y Alavesa, sino que cada uno ha podido trabajar a su ritmo, lo cual es muy interesante». «Estoy convencido -continúa- de que las diferencias de vinos entre zonas serán más marcadas esta cosecha, lo cual creo que puede ser muy interesante también para los consumidores; yo veo a la gente contenta con lo que tiene en bodega y eso es lo más importante».