Cofrades del vino en la villa y corte

Cofrades del vino en la villa y corte
NewsPhotopress

El Centro Riojano de Madrid recibió la distinción honorífica «como puente entre ambos territorios»

JORGE MATUTE

El Centro Riojano de Madrid vivió este sábado una de las jornadas más importantes en sus 118 años de historia. Las instalaciones ubicadas en la madrileña calle Serrano acogieron el acto de nombramiento de la propia institución como miembro de honor de la Cofradía del Vino, distinción que se impuso a su presidente, José Antonio Rupérez, en nombre del resto de socios.

La asociación cultural que trabaja en la difusión de los valores del vino de Rioja y de la comunidad convirtió al Centro en uno de los suyos por su trabajo en la promoción de la región en Madrid y por «ser un puente entre ambos territorios», como señaló Javier Gracia, gran maestre de la Cofradía del Vino. Este reconoció el gran orgullo que significa para su agrupación esta distinción: «Es un honor para nosotros poder fraternizar con los socios de este Centro. Es el hogar de los riojanos en la capital y aquí nos sentimos como en casa».

Gracia alabó la gran actividad cultural, vinícola y gastronómica de una institución con la que se sienten «hermanados» y en la que confió para que «continúe siendo un gran embajador de los valores del vino y de la palabra». El discurso sirvió como preámbulo a la entrega al presidente de la protocolaria medalla, el cubre-cabeza y el diploma que acredita al Centro Riojano como cofrade de honor.

En el acto, en el que se volvió a escuchar el himno de la casa riojana, Rupérez recibió también los tradicionales cepazos en representación de todos los socios como nuevos cofrades. El presidente no dudó en agradecer este reconocimiento ya que, según sus palabras, «es un orgullo y una satisfacción poder recoger esta prestigiosa distinción». Un reconocimiento que dedicó a Eduardo Paternina, antiguo vicepresidente del centro, y que aseguró que les servirá para seguir «esforzándose diariamente en promover la difusión de los valores riojanos».

El nombramiento contó con el respaldo del Gobierno regional, que, a través de La Rioja Turismo, apoyó este acto como «reconocimiento a la labor de promoción de nuestra comunidad como destino turístico nacional e internacional».

Desfile y estreno de bandera

El Centro Riojano también celebró otras actividades que acompañaron el encuentro. Uno de los más especiales fue el desfile de cofrades y socios por la madrileña calle Serrano, que levantó la expectación de los transeúntes del barrio de Salamanca y que sirvió para presentar la nueva bandera del Centro Riojano de Madrid. Además, para finalizar el programa festivo, los asistentes pudieron disfrutar de una comida de hermandad elaborada con productos riojanos.