Comienza la vendimia de moscatel de la indicación geográfica Valles de Sadacia

Vendimia nocturna de la campaña del año pasado. :: l. r./
Vendimia nocturna de la campaña del año pasado. :: l. r.

Castillo de Maetierra arrancó esta madrugada la recogida con muy buenas perspectivas de calidad

LA RIOJA

Anoche, a eso de las 2 de la madrugada, se recogieron las primeras uvas de la añada 2019 en las cepas de moscatel de grano menudo de Bodegas Maetierra (Calahorra), según informa la compañía, que para esta vendimia espera una calidad superior, aunque menor cantidad que en 2018. «Hay menos uva por cepa, los racimos son más pequeños y más sueltos que otros años: la uva está sanísima», explica José Manuel Gómez, ingeniero agrónomo responsable de los viñedos de Maetierra.

La vendimia comienza con cuatro jornadas de ventaja con respecto a la del año pasado, aunque en fechas habituales de inicio, según el histórico de Maetierra. Hasta hace muy poco, esta bodega, de la IGP Valles de Sadacia, daba el pistoletazo de salida a la vendimia en La Rioja, aunque ahora cada vez son más las que, por las nuevas variedades blancas en la DOCa Rioja, también vendimian en agosto. «Para nosotros es una alegría que por fin se apueste por el blanco en Rioja», asegura Ricardo Arambarri, director general de Maetierra. «Cuando mi padre, José Miguel Arambarri, decidió plantar moscatel de grano menudo en esta zona todavía se subvencionaba el arranque de variedades blancas en la DOCa Rioja. Nosotros nos anticipamos más de una década y apostamos por el blanco, ya que estas viñas se plantaron en 1999», indicó.

Arambarri recuerda que, en los ochenta, Rioja llego a tener más del 25% de su superficie plantada con variedades blancas, un porcentaje que fue descendiendo hasta que, en 2012, las hectáreas productivas de blanco solo suponían el 6%. «Afortunadamente desde entonces, la superficie de blanco ha ido en aumento y ahora supera el 9%», estimó. «Este año vamos a tener una de esas vendimias soñadas, con un clima muy favorable y por eso elegimos este lugar para plantar moscatel de grano menudo, porque no hay ninguna otra zona en España que se le parezca», apunta Arambarri.

Está previsto que las primeras uvas de lo que será Libalis 2019 hayan entrado en la bodega esta madrugada y desde Maetierra calculan que la vendimia se prolongará unas dos semanas, aunque podría alargarse en función de la maduración de las diferentes parcelas. La vendimia en esta bodega se hace de forma mecanizada y nocturna para aprovechar las horas más frescas, entre las 2 y las 8.