«El comprador de vinos en Internet investiga y compara antes de adquirir»

Antonio Labián, CEO de Vinos.Wine. :: l.r./
Antonio Labián, CEO de Vinos.Wine. :: l.r.

El fundador del gran comparador de vinos en España ofrecerá hoy una ponencia en Imaginext Rioja sobre los nuevos modelos de venta

Pablo García Mancha
PABLO GARCÍA MANCHALogroño

El nuevo comprador de vinos es un 'smart consumer'; es decir, «una persona que no compra por impulso, que investiga y compara antes de adquirir», tal y como explica Antonio Labián, creador de 'vinos.wine', el mayor comparador de vinos en español con más de 240 tiendas comparadas, 6.507 bodegas, 26.392 vinos y 92.622 añadas, y que hoy ofrecerá en el marco de Imaginext Rioja una ponencia titulada 'Nuevos modelos de venta y consumidores'.

Plazas limitadas

-¿Qué es un comparador de vinos?

-Una herramienta online para comprobar los precios de vinos en los que estamos interesados. Es como un 'rastreator' en el mundo de los seguros, que es la gran referencia de los comparadores. También sirve para conocer el resto de las características de un vino y funciona como un buscador. Como comprador también sirve para conocer todas las tiendas en las que se vende un determinado vino, los formatos (estándar, magnum, doble magnum, cajas..) y todos los precios.

«Si te metes en Internet a comprar un vino no vas a buscar un vino barato, persigues otras cosas»

-'Vinos.wine' también ofrece mucha información sobre bodegas y cultura del vino. ¿Es la venta lo que les genera más tráfico?

-La mayor parte de los usuarios cuando entran en nuestra web tiene intención de comprar y ya conocen muchos detalles del vino que busca. En realidad, lo que quieren saber son los precios en los que se mueven porque a lo mejor ya han visto una oferta en una determinada página y desean conocer si realmente es una oferta o si hay otras opciones que pueden ser mejores. También hay personas que buscan un vino para maridajes. En el buscador tenemos opciones como por ejemplo: 'vino para tomar con una paella'. Este tipo de búsquedas ya llegan a un ocho por ciento...

-Es un gran dato...

-La verdad es que para el tiempo que lleva, está muy bien. Cuando diseñamos el buscador perseguíamos una utilidad total; es decir, que cualquier persona que quisiera encontrar algo relacionado con el vino tenía una respuesta a través de nuestra página. Este extremo lo estamos puliendo desde hace más o menos dos meses. Ahora mismo es un porcentaje minoritario, pero ya es relevante.

-¿Cómo fue origen de este proyecto?

-Llevamos cerca de dos años con el desarrollo de comparador, aunque online está disponible desde abril del año pasado. Yo soy aficionado y comprador digital de vino y conocía como usuario la mayoría de las páginas importantes de venta de vinos. Cuando me llegaba alguna oferta tenía la costumbre de comprobarla, ya que las promociones buscan llevar al usuario a la oferta pero a lo mejor el precio no es el más bajo del mercado. La realidad es que perdía bastante tiempo mirando a ver si me encontraba con vinos similares que podían estar mejor de precio, o los precios de otras añadas que quizás las superaban en calidad a las de las ofertas. La cuestión es que perdía bastante tiempo y pensé que no existía en el mercado un comparador como en los seguros pero aplicado al mundo del vino. Comencé a analizarlo y las áreas que hacían falta para llevarlo a cabo no me eran exactamente ajenas a mi desempeño profesional. Así que me lié la manta a la cabeza y en eso estamos.

-El mundo del vino vive actualmente una paradoja: desciende el consumo a través de los canales de venta tradicionales, pero aumenta la venta a través de Internet. ¿Qué explicación tiene?

-Me he empapado al máximo con todas las estadísticas que he ido encontrado y he llegado a la conclusión de que el consumo está bajando básicamente en el hogar. Pero conviene diferenciar este fenómeno por segmentos, donde quizás las estadísticas no son capaces de hilar tan fino. De hecho, los descensos más acusados se dan en los estratos más bajos y medios en cuanto a precio. Para hacernos una idea, los vinos más de mesa, los que tomaban nuestros padres y nuestros abuelos. Por el contrario, el vino que es un poco más exclusivo sigue manteniendo sus ventas. Es decir, las bodegas que venden sus vinos en precios superiores a los quince o veinte euros no tienen problema para colocar sus productos en el mercado. En un momento determinado tendrán que realizar más acciones comerciales, pero al final lo venden. Y este fenómeno se esta notando más en el mundo de la venta digital. Y es normal, si te metes en Internet a comprar un vino no vas a buscar un vino barato; ya que el hecho de la logística ya te condiciona un precio final más elevado.

-¿Cuáles son las ventajas de comprar vino a través de un comparador?

-En primer lugar, encontrar el mejor precio disponible en el mercado; conocer a fondo las diferencias de calidad de cada una de las añadas, las valoraciones de los expertos... Al cliente le resulta más cómodo comprar que yendo a una tienda tradicional.

-¿Con estos modelos de venta se generan nuevos consumidores o son las inquietudes de los propios consumidores los que hacen que nazcan plataformas como la que ha creado usted?

-Es como lo del huevo y la gallina..., pero yo creo que son los consumidores los que marcan la pauta. Existe un nuevo perfil que todavía no es el nativo de Internet pero que es muy consciente de todo lo ofrece el mundo digital: conocimiento, información, ofertas. Ha nacido lo que en la literatura de este mundo se le llama 'smart consumo'; es decir, consumo inteligente. Personalmente no me gusta mucho porque deja en mal lugar todo lo que ha sucedido antes, pero este nuevo consumidor es mucho más conocedor y no le hace gracia que le marquen las pautas; es más inmune a la publicidad tradicional, y lo que hace es acaparar toda la información que puede antes de decidir finalmente qué vino comprará.