El Consejo Regulador califica este viernes como 'buena' la cosecha de Rioja del 2018

Última parcela en vendimiar de la pasada cosecha, graciano de Castillo de Sajazarra. :: Sonia Tercero/
Última parcela en vendimiar de la pasada cosecha, graciano de Castillo de Sajazarra. :: Sonia Tercero

El pleno valida el informe de los Servicios Técnicos que destaca, en todo caso, la «muy buena» calidad de los vinos blancos

Alberto Gil
ALBERTO GILLogroño

El pleno del Consejo Regulador califica en su reunión de este viernes como 'buena' la cosecha del 2018. Ésa es al menos la recomendación que los servicios técnicos han hecho tras el análisis de más de 4.000 muestras representativas del total de los vinos elaborados en la DOCa Rioja, que son tomadas por los técnicos del Consejo en los mismos depósitos donde el vino ha fermentado.

Por primera vez, se ha previsto hacer una mención especial a la «muy buena calidad» de los vinos blancos en una cosecha difícil, muy complicada por los continuos y graves riesgos de mildiu, si bien la sensación general de técnicos y enólogos fue de alivio tras la entrada de las uvas en bodega y de satisfacción para lo que podía haber sido.

CARTA DE COSECHAS

Cosecha Calificación
2018 (*) Buena
2017 Muy buena
2016 Muy buena
2015 Muy buena
2014 Buena
2013 Buena
2012 Muy buena
2011 Excelente
2010 Excelente
2009 Muy buena
2008 Muy buena
2007 Muy buena
2006 Muy buena
2005 Excelente
FUENTE
C. Regulador de Doc. Rioja

En este sentido, la analítica y las catas de calificación de vinos han mostrado, efectivamente, que la línea general de los vinos blancos era de mayor calidad que la de los tintos y, dada la heterogeneidad existente en líneas generales, los técnicos han visto conveniente proponer dicha matización excepcional en su informe sobre la cosecha.

La vendimia pasada fue una de las más largas de la historia. Comenzó el 27 de agosto en Aldeanueva y terminó el 15 de noviembre en Sajazarra. El balance de producción fue de 486 millones de kilos de uva, la segunda más amplia de la historia tras la del año 2000 (eso sí, entonces con bastante menos superficie). Se recogieron 204,44 millones de kilos en la zona de Rioja Alta, 187,95 en Rioja Oriental y 93,62 en Rioja Alavesa (88% de uva tinta y 12% de blanca), con 468 millones de kilos potencialmente amparables (al margen de las descalificaciones).

La carga de los viñedos fue el factor determinante de la campaña, que ahora se confirma con la calificación de solo 'buena', puesto que hubo viñedos con importantes problemas de maduración por la elevada producción, mientras que los más limitados fueron capaces de ofrecer uvas de gran calidad que darán lugar a muy buenos vinos, incluso excelentes en algunos casos.

Menor grado

La cosecha se caracterizó por un grado menor a lo habitual en los últimos años, con una buena carga aromática en los vinos, aunque con problemas en las partidas procedentes de viñedos con más carga productiva: en resumen, buenos vinos jóvenes y también con aptitud para la crianza, pero en aquellas partidas de producciones más limitadas. Las tres cosechas anteriores, 2017, 2016 y 2015, recibieron la calificación de 'muy buena', mientras que las de 2014 y 2013 se conformaron también con la de 'buena'. Las últimas cosechas excelentes fueron las del 2011 y 2010 y, anteriormente, las de los años 2005, 2004 y 2001.

Es decir, son ya varias las añadas en que está habiendo problemas madurativos por complicaciones meteorológicas, pero también por la coincidencia de importante carga productiva en los viñedos, que coinciden a su vez con aumentos de rendimientos, no tanto en las producciones amparables, como en la admisión de entrada en bodega.