La presidenta del Gobierno de La Rioja, Concha Andreu, en la inauguración de las VIII Jornadas de Imaginext en el restaurante Delicatto de Logroño. / Juan Marín

Hacia la sostenibilidad e innovación

Inauguración. Andreu abre Imaginext resaltando «la ventana de oportunidad económica» que debe aprovechar el sector del vino

Irene Echazarreta
IRENE ECHAZARRETA

Primero fue la irrupción del SARS-CoV-2, con sus devastadoras consecuencias sociales y económicas, y ahora la invasión rusa en Ucrania, que ha lastrado la senda hacia la recuperación en la que estaba inmersa La Rioja. Pero no por completo, ya que la región tiene a su disposición las oportunidades que le brindan los fondos europeos para lograr esa ansiada reactivación. Como en el caso del sector del vino que, hoy más que nunca, tiene que aprovechar las oportunidades que le brindan la tecnología y la innovación para ser más eficiente, sostenible y competitivo.

De ahí que por octavo año consecutivo Imaginext Rioja, el foro de la tecnología aplicada al mundo del vino organizado por Diario LA RIOJA y JIG, se convirtiese este miércoles en la cita más importante para los expertos, líderes, empresas y bodegas del sector. Todo, como destacó Concha Andreu, presidenta del Ejecutivo regional, en la inauguración de las jornadas, en un llamamiento a que «vuelva a ocupar ese lugar privilegiado».

«En esta tierra el sector del vino no solo es economía, es absoluta identidad, y para promover su transformación, modernización e innovación tiene que aprovechar las oportunidades que le brindan la digitalización y la sostenibilidad. Antes no pudimos hacerlo porque tuvimos una gran crisis, pero ambos aspectos suponen una ventana de oportunidad económica para nuestro sector puntero», resaltó Andreu.

Un camino hacia la transformación digital y la sostenibilidad en el que, sin embargo, «hace falta la implicación de todo el sector». «La Rioja debe ser capaz de mirar al futuro del sector vitivinícola, en el que debemos de ser capaces de elaborar mejores vinos, pero cada vez de una manera más sostenible. Tenemos que invertir en investigación puntera, promover el conocimiento en todas las dimensiones vitivinícolas, proteger nuestra cultura, patrimonio y tradición y, una vez hecho, potenciarlos al máximo», explicó Andreu.

Las VIII Jornadas de Imaginext han reunido, ya sin mascarilla, a expertos y líderes del sector del vino

«Antes no pudimos acometer el cambio, pero ahora es el momento, tenemos los fondos para ello»

Porque no hablamos de un sector cualquiera. La presidenta del Ejecutivo regional detallaba que el vino en La Rioja supone el 21% de la producción vinícola nacional. Pero esta cifra no es suficiente. El objetivo debe ir más allá. De hecho, «hay que tratar de ser el ejemplo en el resto de regiones vitivinícolas del mundo». «Si tenemos una materia prima extraordinaria y una historia impresionante, por qué no ser referentes globales en investigación, en innovación, en creación de tendencias… Somos una región privilegiada y los fondos europeos, sumados al esfuerzo en I+D+i del Gobierno regional y al despliegue del Plan de Transformación, abren una ventana de oportunidad única para el sector. Ahora es el momento, tenemos los fondos», concluyó Andreu.

José Luis Prusén, director de Diario LA RIOJA, durante su intervención. / J. M.

Imaginext y su apuesta por la prosperidad del sector vitivinícola

El tiempo pasa, y con él también lo hacen las circunstancias que afectan al mercado productivo. De ahí que Imaginext, la andadura que iniciaron hace ya ocho años Diario LA RIOJA y JIG, cobrase ayer una especial relevancia para perfilar el futuro del sector vitivinícola. Porque, como destacó ayer José Luis Prusén, director de este diario, «para estar a la altura de los tiempos, aprovechar las oportunidades que brindan las nuevas tecnologías y aplicarlas al proceso ordinario del sector vitivinícola ya no es una opción, sino una obligación». Sobre todo porque, solo si las empresas del sector acometen esta transformación, «podrán preservar la competitividad de nuestras bodegas y el prestigio de los vinos que desde ellas se ofrecen a un mundo globalizado y a un mercado cada vez más competitivo». Una digitalización que, dado el contexto actual, «pone a disposición de los audaces herramientas de grandísima eficacia para gestionar la apuesta por la prosperidad», resaltó Prusén. Y esta es, en esencia, la razón de ser de Imaginext, conseguir que el sector vitivinícola camine hacia el éxito.