Trinidad Márquez, en la jornada técnica. / Juan Marín

«La digitalización del vino ha dado un gran salto en la pandemia»

El COVID ha dejado tocado al sector por la pérdida de ventas, pero según la experta, «se ha aprovechado el tiempo» para mejorar la tecnología

África Azcona
ÁFRICA AZCONA Logroño

El sector del vino, según afirmó la responsable en Imaginext, ha encontrado en las últimas tecnologías su mejor aliado para mejorar la calidad y luchar contra el cambio climático.

- ¿Cuál es la tendencia del sector del vino en un año de incertidumbre como éste?

- Es evidente que la pandemia ha dejado tocado al sector por la pérdida de ventas, sin embargo en materia de digitalización ha habido una aceleración brutal. Lo que tiene que ver con el posicionamiento de mercado y las ventas 'on line' ha dado un gran salto en estos últimos meses.

- ¿Cómo va a repercutir esta transformación digital?

- La finalidad es mejorar la eficiencia poniendo en marcha acciones que permitan, por ejemplo, detectar enfermedades o hacer un uso más eficiente de los recursos hídricos o de los recursos del suelo. Los avances en digitalización ya facilitan, a través de sensores, obtener toda la información en tiempo real relativa a la uva, la planta, la parcela... y, entre sus beneficios, está poder anticiparte a posibles plagas y enfocar así un tratamiento preventivo. Desde la propia Federación Española del Vino estamos luchando también para hacer un proyecto de transformación enfocado a la simplificación administrativa, ahora mismo se pierde mucho tiempo en realizar registros.

- ¿Qué retos afronta el sector ante el cambio climático?

- Se está trabajando en distintas iniciativas, una de ellas es optimizar el riego del viñedo a través de un sistema por goteo, pero hay otras estrategias como son las cubiertas vegetales, se trata de un sistema que ayuda a fijar mejor la materia orgánica del suelo y, según algunos estudios, también ayuda a fijar el CO2 y mantener las condiciones adecuadas frente al cambio climático. Además, se va hacia una poda en verde (eliminar los brotes que no son necesarios) y ya se baraja implantar nuevas variedades. Aunque de momento está en estudio, la línea de futuro va dirigida a intentar identificar variedades más resistentes al cambio climático.

- ¿También en La Rioja?

- Hay un estudio nacional que identifica las zonas que se van a ver más afectadas por el aumento de la temperatura. El entorno del Mediterráneo y Andalucía son las más expuestas. La Rioja, al estar más al Norte, le afectaría menos. Lo que pasa es que el cambio climático no solo implica una subida de temperaturas, también traerá más granizo, pedrisco... La repercusión climática no acabará afectando solo a la calidad de la uva, también se pueden perder cosechas como ha ocurrido en Francia este año.

- ¿Cómo debe reinventarse el enoturismo para ser sostenible?

- El enoturismo sostenible es un importante factor de desarrollo rural y abarca muchos aspectos, desde los propios tratamientos hasta los desplazamientos en vehículos sostenibles. Pero también implica que se le pueda dar al turista una experiencia diferente, que pueda disfrutar de actividades enológicas y a la vez descubrir la cultura local u otras ofertas que vayan más allá de una visita a la bodega. Me consta que el Gobierno riojano tiene proyectos enoturísticos muy interesantes.