Sonia Tercero

La difícil, corta y costosa cosecha del 2020, calificada como 'Muy buena'

La producción amparada suma 262 millones de litros, menos incluso que el año anterior, al limitarse el rendimiento amparado

Alberto Gil
ALBERTO GIL Logroño

'Muy buena'. Así calificó ayer el pleno del Consejo Regulador la última cosecha, la del 2020, marcada por las dificultades de la pandemia y por la dura lucha también contra los ataques feroces de mildiu, y cuyo resultado desde el punto de vista de la calidad fue claramente satisfactorio. La producción amparada de vino alcanza los 262,6 millones de litros de vinos, más corta incluso que la del año anterior, y en la que tres estaciones enológicas de Haro, de Laguardia y de Olite han coincidido en la calificación de los vinos analizados. Los técnicos del Consejo recogieron entre noviembre de 2020 y febrero de 2021 cerca de 4.800 muestras de los depósitos de fermentación de las bodegas.

Durante la sesión plenaria, Pablo Franco, director técnico del Consejo, destacó la «complejidad de la añada 2020» y ensalzó que «partiendo de una brotación explosiva temprana, en la que se afrontaron con gran profesionalidad el combate de enfermedades y los efectos de fenómenos meteorológicos adversos, fue yendo a más y tuvo un final de ciclo con una buena maduración fenólica».

En cuanto a los vinos elaborados, la valoración técnica confirma «las muy positivas sensaciones que se obtuvieron en los primeros descubes de la añada, con tintos que destacan por su franqueza aromática y definición frutal; por su redondez y un grado alcohólico más moderado». Los vinos blancos destacan por «una alta intensidad de aromas, una muy buena acidez y una muy positiva evolución de la calidad».

El presidente del Consejo Regulador, Fernando Salamero, hizo hincapié asimismo en «el tesón con el que se ha trabajado en esta añada 2020, lo que se traduce en una sensación de optimismo y de que, a pesar de haber sido un año muy complicado en todos los sentidos, hemos vuelto a ser capaces de llevar al mercado un producto que cumple con los más altos estándares de calidad».

Salamero felicitó al sector en su conjunto «por su profesionalidad y por no haberse doblegado ante la adversidad».