Una mirada al origen para seguir haciendo historia

La nueva indicación geográfica 'Viñedo Singular' nace en 2017 para designar vinos de determinados parajes

L.R. logroño.

Coincidiendo con el último periodo del Plan Estratégico de Rioja 2005-2020, la D.O.Ca. Rioja afronta una nueva etapa en la búsqueda de argumentos de valor que le permitan afianzar el liderazgo que ostenta en España y su posicionamiento como una de las regiones referente del segmento de vinos de calidad en el mercado mundial. En ese proceso de mejora continua, la D.O.Ca. Rioja demostró ser una marca vibrante adaptando su actual oferta incorporando nuevas indicaciones junto a las tradicionales de envejecimiento en barrica, su principal baluarte que han permitido hacer grande la marca Rioja en más de 120 países.

En 2017 nace una nueva indicación geográfica, 'Viñedo Singular', para designar vinos procedentes de determinados viñedos o parajes; se trata de una nueva mención directamente vinculada al origen, al terruño, cuyo papel se quiere distinguir y valorizar mediante la identificación en el etiquetado de esa procedencia, a lo que se añaden requisitos cualitativos que caracterizan vinos excelentes. Con esta nueva identificación de viñedos especiales el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Calificada Rioja, que trabaja de la mano con el Ministerio para seguir desarrollando este proyecto de excelencia, se consuman nuevos reconocimientos asociados a esta figura que pretende otorgar el debido protagonismo al terroir, origen que los consumidores más conocedores buscan ahora en los vinos.

Supone una importante contribución a la mejora cualitativa continua y concilia el interés de los operadores por poner sus vinos en valor y el de los consumidores por disponer de una identificación más precisa en la etiqueta que refleje la compleja realidad que caracteriza a la D.O. Ca. Rioja. Convivencia de menciones: las nuevas indicaciones geográficas respetan y complementan a la tradicional y exitosa gama de vinos elaborados mediante ensamblaje y vienen a sumarse a las tradicionales categorías de envejecimiento que identifican y prestigian a los vinos de Rioja, ofreciendo a los consumidores de todo el mundo una calidad sostenida inigualable. Sin duda contribuirán no solo a valorizar el terruño y reconocer su diversidad, sino también a incrementar el prestigio de la Denominación y enriquecer su fondo de comercio.

Para conseguir el marchamo de Viñedo Singular debe cumplir una serie de requisitos: Que el viñedo tenga más de 35 años de edad y cuyos rendimientos no sobrepasan, de manera natural y en virtud de su vigor naturalmente limitado, 5.000 kg. por hectárea en el caso de variedades tintas y 6.922 kg. por hectárea en variedades blancas. A su vez su transformación se limita a 65 litros por cada 100 kg. de uva, su cultivo es respetuoso con el medio ambiente y su vendimia manual.

Es también destacable que el vino se evalúa dos veces, recién elaborado y justo antes de su comercialización, siendo que en este momento debe ser considerado como excelente por la mayoría de los catadores que lo caten. Las contraetiquetas que aparecen en las botellas garantizan la mención 'Viñedo Singular' y permiten que los consumidores sepan que todas las características descritas están certificadas por el Consejo Regulador.

Ya son más de un centenar los viñedos distinguidos por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación con la mención de 'Viñedo Singular', pequeños parajes que acreditan mediante una completa memoria técnica su peculiaridad y especificidad.