El reto de la digitalización

  • Cuando Pablo Franco llegó a Rioja contaba con amplia experiencia, pero como él mismo reconoce, se sintió un primerizo «Pensaba que conocía en profundidad el mundo del vino. Pero en cuanto aterricé me dije, no sabes nada, vas a hacer un máster; vi un altísimo nivel en viticultura, en conocimiento de mercados, de gestión, ver que no entraba una uva en bodega que no se supiera lo que se iba a hacer con ella... fue un impacto. Iba a los pueblos y me acercaba a los bares para hablar y escuchar, con la gente».

  • «Tenemos unos pasos trazados y nos hemos lanzado con fuerza a la digitalización, arma importantísima porque manejamos un volumen de información grande que necesita un orden Buscamos modernizar la estructura operativa para tener un registro del viñedo gráfico, con toda la información para llevártela en una tablet. Poder medir un viñedo joven in situ, poder identificar un montón de variables al instante para dar el mejor servicio al viticultor».

  • «Hemos hecho un sistema de identificación geográfica propio con una aplicación para las inspecciones de campo, con el fin de dar a todos los viñedos una trazabilidad con una aplicación informática nueva Es un planteamiento muy serio y contundente porque tenemos al año más de 110.000 entradas de uva. Y todo va encaminado a un planteamiento estratégico de futuro donde entran variables como es la sostenibilidad, aspectos técnicos, control de producto final... Una gran labor».