José Luis Lapuente, en la sede del Consejo Regulador. / SONIA TERCERO

«Rioja pisará el acelerador este nuevo año tras cerrar 2021 en niveles prepandemia»

Lapuente confía en este 2022 para el despegue comercial, si las nuevas variantes del virus y la crisis de suministros no lo impiden

Alberto Gil
ALBERTO GIL Logroño

De la «resiliencia» ante la pandemia en 2020 al «comienzo de la recuperación» en 2021. Así define José Luis Lapuente, director general del Consejo Regulador, este ejercicio recién concluido para la Denominación de Origen Calificada (DOCa) Rioja, cuando, a falta de los últimos datos de comercialización de diciembre, considera que «probablemente se alcancen los niveles de ventas prepandemia»: «Tenemos a finales de noviembre un cifra interanual de 252 millones de litros y creo que en diciembre nos podríamos acercar a los 255 millones de 2019», asegura.

– ¿Es bueno o es malo el año 2021 desde el punto de vista de la comercialización?

– Va en línea con lo previsto por el Plan Estratégico y por el propio sector, con un crecimiento de entre un 8 y un 9%. Ahora confiamos en que 2022, si las circunstancias externas lo permiten, sea el momento de pisar el acelerador.

– ¿Qué circunstancias?

– 2020 fue un año para aguantar y así lo hicimos, y ahora toca una fase expansiva pero sigue habiendo factores externos, como las variantes del virus o los problemas de aprovisionamiento en la cadena de suministros, que lo pueden condicionar todo.

– Rioja ha crecido, como decía, entre un 8 y un 9%, pero nuestros competidores como Ribera y Rueda se han ido por encima del 25%. ¿Es decepcionante?

–No lo creo. Tanto Ribera como Rueda mueven bastante menos volumen que Rioja y también cayeron más en 2020. No tiene el mismo impacto un crecimiento del 10% en Rioja que en estas otras denominaciones. Puede verse el vaso medio vacío o también medio lleno porque además el consumo en España se está empezando a recuperar, así que creo que más que decepcionante debería ser estimulante para nosotros. La competencia siempre es un acicate para mejorar.

– Llevamos dos campañas con sacrificio de producción en campo y precios que, en algunos casos, ni han cubierto costes de producción. ¿Qué ratio espera a final el 2021?

– Las proyecciones la sitúan en el entorno del 3,5 cuando venimos de un 3,7. El equilibrio ideal está en la horquilla de 2,85-3,15 pero creo que se alcanzará antes si la tendencia de ventas sigue siendo buena. Está claro que ha habido sacrificios por parte del sector productor, pero también las bodegas se juegan mucho dinero y llevan dos años difíciles. Ahora que hablamos mucho de sostenibilidad hay que tener en cuenta que este negocio es a medio y largo plazo. Venimos de una etapa difícil para ambas partes de la cadena, pero la vamos a superar. No es de recibo trabajar por debajo de costes, pero es una situación coyuntural. Si fuera estructural, el negocio no sería viable, y no es así.

«No es de recibo trabajar por debajo de costes, pero es una situación coyuntural»

SACRIFICIOS EN EL CAMPO

– Una de las sorpresas positivas de la comercialización exterior este año ha sido China. ¿Vuelve a ser un mercado de interés?

– China es diferente al resto de países. Es difícil decir que, con crecimientos económicos del 5%, ha atravesado un momento de ralentización, pero así ha sido. Luego vino la pandemia y su forma de afrontarla con cierres totales. Ahora está en crecimiento de nuevo y creo que Rioja ha hecho un buen trabajo de posicionamiento. Tenemos buena imagen en el mercado chino y, por ejemplo, ha habido una demanda extraordinaria de la Rioja Wine Academy para conocernos. Para nosotros China siempre ha sido importante y así lo contempla también el Plan Estratégico, con dos focos principales de acción a nivel internacional: el sudeste asiático y Rusia, que es también otro país complicado, y por otro lado EEUU y Canadá, por el elevado consumo y por la renta de sus habitantes.

– ¿Qué me dice del mercado nacional? Parece que tocamos techo en exportación y va a ser clave para 'pisar el acelerador'.

– Así es. La curva de exportación se está aplanando, aunque hay que tener en cuenta que se creció incluso en 2020 y ahora de nuevo en 2021. No se va a poder continuar sumando a dos dígitos en el comercio exterior en el futuro. El objetivo es movernos en un 44% del total de ventas para 2025, cuando partíamos de una cuota exportadora del 37% en el año 2019. En cuanto al mercado nacional, el primer trimestre fue duro porque hubo restricciones y a partir de abril hemos ido recuperando. El pasado noviembre tuvimos récord histórico de retirada de contraetiquetas para dicho mes desde que tenemos registros, pero de cara a este nuevo año dependemos de esos factores externos.

– Una de las grandes preocupaciones del sector es el valor. ¿Cómo han ido los precios durante la pandemia?

– El valor es un objetivo tan importante o más que crecer en volumen, pero es pronto para sacar conclusiones . Manejamos los precios de exportación y hasta octubre hemos crecido en volumen y también en valor. Las bodegas han facturado un 12% más en tasa interanual. De ese 12%, la mitad es porque se ha vendido más vino, otro 2,5% por el cambio de mix, es decir, por la mayor venta de reservas y grandes reservas, y un 4% es por un mejor precio medio. Ahora bien, decía que es pronto para sacar conclusiones porque tenemos la incógnita de los costes de aprovisionamiento y de los retrasos por los cuellos de botella en la cadena de suministros. La normalización de este tema es clave para que no nos condicione el 2022 y espero que se aclare a principios de año.

«Si las cosas van mal, los sentimientos se agudizan, pero con 'vacas gordas' hay más paz y armonía»

LAS CRÍTICAS INTERNAS

– También se han visto algunos precios de 'derribo' en determinados lineales...

– Cada operador juega con sus márgenes y, aunque esto es una decisión del sector, cada vez tengo más claro que habría que liberar recursos para controlar los productos terminados, incluso en los puntos de venta y quizá ahora sea un buen momento para afrontar este tema.

– En clave interna, UPA ha llevado las últimas elecciones a los tribunales, mientras las bodegas pequeñas, riojanas y alavesas, piden más representación. ¿Es necesaria un reforma de los estatutos de la Interprofesional?

– No me corresponde esa decisión. Mi opinión es que cuando las cosas van mal los sentimientos y las críticas se agudizan, mientras que con las vacas gordas hay más paz y armonía. A veces, tampoco nos damos cuenta de que nos hacemos daño a nosotros mismos aireando nuestras supuestas miserias. Hay una mesa con trece organizaciones, lo que no es habitual en el resto de consejos reguladores del país. Los estatutos fundacionales se acordaron tras mucho debate, pero ya se han revisado en alguna ocasión e incluso se solicitó la mediación del Ministerio para que arbitrara el reparto de representación en el sector productor. Insisto en que este tema no me compete, sino al propio sector, que es quien debe sentarse y buscar el equilibrio, sin olvidar que Rioja es un negocio y que los criterios económicos tienen que pesar en la representación.

«No tiene sentido un modelo francés en Rioja Alavesa cuando la mitad del vino que venden sus bodegas no es de uvas alavesas»

José Luis Lapuente calificó de «juego de niños» la iniciativa, en trámite, de la nueva denominación de origen 'Viñedos de Álava', frente a la última propuesta del PNV de crear un consejo regulador de zona tutelado por el Gobierno Vasco y, en la práctica, independiente. El director general del Consejo asegura que, por ahora, «no hay más novedades», aunque tiene claro que el tema volverá en el futuro: «Se salvó una bola de set, pero el partido sigue en juego».

– ¿Considera la propuesta una intromisión política?

– Sí. Una mayoría aplastante del sector, también alavés, quiere estabilidad. Rioja ha tomado muchas decisiones en los últimos años y no se nos puede acusar de inmovilistas. Es perfectamente posible la diferenciación de Rioja Alavesa dentro de la Denominación. El problema es que todo este ruido, que trasciende incluso fronteras, no es bueno y no estamos para regalar nada.

– El PNV argumenta que así funcionan otras denominaciones en Burdeos por ejemplo. ¿Es un argumento válido?

– Los números de Rioja Alavesa son tozudos y sus bodegas comercializan más de lo que producen. Estamos hablando de que estas bodegas venden un tercio del vino de Rioja y tienen un quinto de la superficie. Es decir, casi un 50% de los vinos embotellados en Rioja Alavesa no son de uvas alavesas. Eso no es bueno ni malo, es una realidad, aunque sea tozuda. Hablar con estos números de un modelo francés no tiene sentido.

– Está satisfecho con la respuesta política al conflicto?

– Estoy satisfecho con el final. Ha habido mucha tensión y palabras de apoyo desde el minuto uno, pero a mí no me gusta jugármelo todo al rojo, a las buenas palabras. Se ha creado mucha desazón, incluso entre los propios trabajadores de la casa. Eso no es bueno para nadie.