Imagen de la semana pasada del pleno del Consejo Regulador, donde se acordó negociar el tema de las nuevas plantaciones. / Miguel Herreros

Rioja aplaza durante un año, hasta el 2021, la plantación de 1.770 nuevas hectáreas de viña

La Organización Interprofesional del Vino de Rioja y el Consejo Regulador han decidido aplazar lo aprobado anteriormente sobre el incremento de la masa vegetal y posponen el reparto a 2021

LA RIOJA

El Grupo Rioja, la organización bodeguera mayoritaria, accedió ayer a aplazar durante un año el acuerdo firmado en octubre del 2018, que se traduce en un compromiso de plantación de 1.770 hectáreas para el trienio 2019/21, por la crisis de comercialización. Así las cosas, si se debía comenzar a ejecutar el reparto a partir del año próximo, no será hasta 2021 cuando se adjudiquen las primeras plantaciones.

Ahora bien, no fue una mañana sencilla la de ayer en el Consejo Regulador. El sector productor había acudido al pleno con una propuesta escrita, y unánime, que planteaba la ruptura del pacto del 2018, que fue firmado en su momento bajo la amenaza de liberalización de las plantaciones y con la esperanza de una rápida recuperación de ventas.

Sin embargo, la crisis de comercialización, tal y como informó la semana pasada Diario LA RIOJA, hizo que las cooperativas, ARAG-Asaja y UAGR, firmantes de aquel compromiso, solicitasen su anulación por un motivo clave: el acuerdo contemplaba crecimientos graduales de plantación en función de las ventas, pero no había previsto una comercialización negativa, como la actual, que ha llevado la ratio hasta 3,20, es decir, por encima de cualquier escenario de equilibrio. En este contexto, los productores proponían ayer a primera hora la suspensión del compromiso y la renegociación desde cero de uno nuevo, pero, tras un receso, el presidente del Consejo Regulador, Fernando Salamero, propuso una alternativa:paralizar las plantaciones un año aunque manteniendo los mismos términos de crecimiento vegetal, que fue lo que al fin se aprobó.

Es decir, los productores ganaron el 'envite', pero no llegaron a ejecutar el órdago de dejar solo a Grupo Rioja con el planteamiento de crecimiento de la masa vegetal ante el riesgo de empezar a repartir viñedo a partir del año próximo por cuanto, sin el visto bueno de las grandes bodegas, no es posible ningún acuerdo alternativo.

En cuanto a las votaciones, Grupo Rioja fue la única organización bodeguera que firmó el aplazamiento, con la abstención de las alavesas de Araex, mientras que las Bodegas Familiares de Rioja, la Asociación de Bodegas por la Calidad (ABC) y las alavesas de ABRA mantuvieron que no es momento de plantar ni ahora ni en un año mientras no se despejen los nubarrones.

Las consecuencias

Nuevas plantaciones. El compromiso se mantiene, pero, en lugar de ejecutarse en 2020, se hará efectivo a partir de 2021.

La alternativa. Suspender el acuerdo y renegociar otro nuevo. El sector productor llevaba esta propuesta de forma unánime, bajo el riesgo de la no aceptación de Grupo Rioja y haber comenzado a plantar desde 2020.

En la rama productora, UPA, las cooperativas riojanas, alavesas y navarras aceptaron la propuesta de Salamero, al igual que las uniones de COAG de La Rioja y Navarra (UAGR y Enhe), mientras que se desmarcó la UAGAalavesa. Asaja se abstuvo, pero, según su secretario general, Igor Fonseca, se «perdió una oportunidad de oro»: «Habíamos 'acorralado' al Grupo Rioja, pero el resto del sector productor ha roto un compromiso unánime, así que solo nos ha quedado la abstención».