Publirreportaje

Este verano sumérgete en el mundo del vino con las actividades enoturísticas que te propone Altanza

La bodega de Fuenmayor apuesta por el maridaje del deporte, el vino y la gastronomía para vivir La Rioja al máximo y en todos sus sentidos

¿Quieres conocer en profundidad La Rioja y el Rioja? Ahora lo tienes fácil con el gran abanico de posibilidades enoturísticas que hay en la región. Incluso los ya asiduos a las visitas en bodegas podrán explorar desde el lado más divertido esta tierra de sabores y rincones extraordinarios.

Altanza quiere dar a conocer todos sus encantos y por ello ha propuesto una serie de nuevas actividades que combinan deporte, catas, aperitivo y visitas express. Ahora con el buen tiempo ofrecen la posibilidad de recorrer en kayaks la verde ribera del río Ebro, desde Cenicero hasta Fuenmayor, para terminar en la bodega y reponer fuerzas con un buen aperitivo riojano al aire libre, una cata de vinos y aceite y una visita por los mejores rincones de la bodega.

Otra de las actividades, la de «Bike & Wine», permite recorrer los viñedos de Rioja sobre dos ruedas, conociendo las diversas tareas que se están realizando en las vides y disfrutando de los espectaculares paisajes que ofrece la región. La ruta finaliza en el claustro de Altanza, donde se degustan vinos, su aceite recién premiado y un delicioso aperitivo para descansar y continuar con el fin de semana.

Si prefieres un plan más tranquilo y rodeado de tu gente puedes optar por disfrutar de una experiencia al aire libre en el claustro ajardinado al ritmo de la música a la hora del vermut, con pinchos maridados y un rico postre casero como guinda. «La idea que estamos intentando transmitir es que el enoturismo no es sólo ir a una bodega, sino disfrutar del amplio abanico de vivencias que tiene La Rioja: deporte, gastronomía, cultura, buen vino, paisajes de postal y la simpatía riojana. Queremos que quien nos visita sienta que ha conocido una tierra en todos sus aspectos, que la experiencia sea completa», afirman desde el departamento de Enoturismo de la bodega.

Para los que gustan más de opciones relajantes, la bodega ofrece dos alternativas: o una clase de yoga, al aire libre, en el claustro ajardinado con el sonido del agua de la fuente y previo desayuno saludable, buscando esa conexión cuerpo-mente en un entorno de paz y tranquilidad; o la experiencia «Sonidos en Altanza», en la que se aúna el aroma del vino y la madera de la sala de barricas con los baños de sonido, frecuencias y vibraciones de los cuencos tibetanos que liberan tensiones, fomentan el positivismo y la armonía.

Sus experiencias han sido validadas con el Certificado de Excelencia de Tripadvisor en 2020 gracias a las buenas opiniones de todos los que les han visitado. «Somos una bodega y un equipo que siempre recibimos a todos los que nos visitan como si fuese nuestra casa, priorizando las visitas personales, sin grandes masificaciones, con la mejor de las atenciones, para que se sientan en casa, disfruten del vino, de nuestras instalaciones y de la experiencia de Rioja», señalan desde el Departamento de Enoturismo, responsable del nuevo proyecto.

De hecho, las plazas suelen ser limitadas. Así que para garantizar el mejor servicio y experiencia del visitante, se recomienda reservar con antelación en su motor de reservas www.visitas.altanza.com, o ampliar la información y consultar cualquier duda por correo electrónico enoturismo@altanza.com o teléfono 941450860.