Podemos encontrar taninos en las uvas tintas. / DM

Un estudio confirma que los taninos del vino pueden ayudar a combatir el covid

El ácido tánico que se encuentra en las uvas inhibe dos enzimas clave en el coronavirus. Al entrar en contacto, este último ya no puede penetrar en las células humanas.

JOSÉ ENRIQUE CAMPILLO

Hace un par de mesesse publicó en la excelente revista científica 'American Journal of Cancer Research' un minucioso trabajo con un título bastante agresivo, en el que se asegura que el ácido tánico suprime la infección por el SARS-CoV-2 mediante un doble efecto, al inhibir dos enzimas muy importantes para la supervivencia del virus.

Alguno se preguntará: ¿Por qué se publica un asunto del coronavirus en una revista médica sobre el cáncer? Pues resulta que una proteína de la superficie celular muy relacionada con el cáncer de próstata es también una de las proteínas a las que se une el coronavirus para entrar a nuestras células.

El ácido tánico se ha estudiado durante años como un agente que inhibe esta proteína relacionada con el cáncer de próstata. Y se les ocurrió a los científicos investigar si también tenía un efecto positivo sobre esa proteína del virus, que se une a la proteína de la superficie de las células con cáncer de próstata.

La idea no era original. Durante la pasada pandemia del 2003 ocasionada por el virus SARS (pariente del actual), los estudios que se hicieron entonces revelaron que el tratamiento con ácido tánico era muy efectivo. Ahora los investigadores han querido confirmar si esta acción se ejercía sobre el nuevo virus. Y en efecto, se demostró que el ácido tánico inhibía la actividad de estas dos proteínas. Utilizando partículas del coronavirus demostraron que el ácido tánico suprimía la entrada del virus a las células humanas.

Para obtener un té con muchos taninos hay que dejarlo un rato antes de beberlo, incluso 'estrujar' la bolsita.

Los autores concluyen que su estudio demuestra que el ácido tánico tiene un gran potencial para desarrollar terapéuticas frente al covid-19. Es un potente inhibidor de dos enzimas diferentes, esenciales para la infección de nuestras células por el coronavirus.

Y mientras llegan esas medicinas ¿qué podemos ir haciendo? Resulta que el ácido tánico es el nombre genérico de una familia de polifenoles conocidos también como taninos. Estos polifenoles tienen potentes actividades antioxidantes (neutralizan los radicales libres) y antiinflamatorias.

En un primer momento, lo único factible es recurrir a los productos naturales comestibles (o bebibles) que contienen estos taninos en abundancia. Podemos encontrar taninos en las uvas tintas, en el mosto y el vino elaborado con estas uvas, en el café y el té (negro y verde).

Para obtener un té con muchos taninos hay que dejarlo un rato antes de beberlo, incluso 'estrujar' la bolsita. Hay taninos en hojas verdes como son las espinacas, en frutas como el membrillo, la manzana, la granada, el caqui, persimón y el plátano, en el chocolate negro y en la piel de los frutos secos y las castañas y bellotas.

Los propios investigadores avanzan que es posible que se puedan elaborar medicinas con taninos para combatir la covid-19, pero que, entre tanto, el consumo diario de una combinación de estos alimentos y bebidas podría proporcionarnos alguna ventaja frente al coronavirus. Es evidente que ninguno de estos alimentos o bebidas, ni otros que hemos presentado garantizan una inmunidad absoluta contra el coronavirus, pero de lo que se trata es de ponerle las cosas difíciles.

El científico Mien-Chie Hung está especializado en la investigación de terapias contra el cáncer.

Un biólogo molecular apoya el efecto protector de los compuestos del vino contra el Covid-19

Los taninos son una sustancia química natural (vegetal) que se encuentra en el vino y que procede de las partes más sólidas del racimo (piel, hollejo, pepitas) y/o de la madera de las barricas, siendo más abundantes en los vinos tintos que en los blancos.

El estudio del biólogo molecular estadounidense e investigador del cáncer Mien-Chie Hung, demuestras que in vitro, el ácido tánico presente en las uvas y el vino inhibe dos enzimas clave del coronavirus. Al entrar en contacto, este último ya no puede penetrar en las células humanas.

«De todos los compuestos naturales que probamos en el laboratorio, el ácido tánico es el más efectivo» , dijo a TVBS Mien-Chie Hung, biólogo molecular y presidente de la universidad. También recordó los buenos resultados obtenidos con los tratamientos experimentales con ácido tánico en 2003 durante la pandemia del SARS.

El investigador tiene la esperanza de que pronto se desarrolle un tratamiento farmacéutico. Mientras tanto, recomienda que los ciudadanos consuman alimentos y bebidas ricos en taninos para reforzar su inmunidad. «Este es el caso de las uvas, el vino, los plátanos, el té y las verduras».