Fotos en un día especial entre viñedos y amigos

Salida. Los participantes posaron sonrientes antes de comenzar el viaje hacia Aldeanueva de Ebro. /Sonia Tercero
Salida. Los participantes posaron sonrientes antes de comenzar el viaje hacia Aldeanueva de Ebro. / Sonia Tercero

Los cien participantes del rally recorrieron rincones y bodegas de Aldeanueva, Azagra y Navarrete

África Azcona
ÁFRICA AZCONALogroño

¿Cuál es el secreto para la foto perfecta? Pues, seguramente, que se den las condiciones adecuadas..., un día tocado por una luz preciosa, un buen tema al que dirigir el objetivo, buen rollo y compañeros con los que competir y compartir ... Todo esto concurrió el pasado 24 de noviembre y el resultado a la vista está: imágenes de enorme belleza como las que se pueden admirar en este suplemento. Para los amantes de la fotografía los viñedos y el mundo del vino son un paraíso y, si se trata de La Rioja en pleno otoño, son además pura inspiración. Lo saben bien los 95 participantes del VIII Rally Fotográfico, que después de una intensa jornada, que comenzó a las 9 de la mañana y concluyó a las 17 horas, regresaron con un cargamento de fotos.

La cita de este año les llevó a Aldeanueva de Ebro y a Finca de Azabache; Azagra y Bodegas Manzanos); y Navarrete y Bodegas Corral. El concurso estaba abierto tanto a fotógrafos profesionales como aficionados, pero sobre todo abundaron estos últimos y, entre ellos, perfiles de todo tipo ('instagramers', paisajistas, filólogos...) dispuestos a sacar el mejor encuadre en un día en el que el sol y el buen tiempo se aliaron para hacer las delicias de todos.

Finalistas

El pistoletazo de salida de la jornada, tras llegar en autobús con salida desde Diario LA RIOJA, lo dio el alcalde de Aldeanueva, Ángel Fernández, en el Museo del Vino, una ermita del siglo XV, que les dio la oportunidad de adentrarse en lo que es la esencia del vino: el mundo de los aperos y útiles tradicionales de labranza y vinificación. Pronto sonaron las primeras ráfagas de las cámaras de los fotógrafos, algunos entusiasmados por la antigüedad de alguna piezas como una despalilladora más que centenaria y otros por los detalles de piezas llenas de historia... Un auténtico paseo por el pasado vitivinícola de La Rioja Baja.

El sol y el buen tiempo se aliaron para hacer la foto perfecta 'Instagramers', paisajistas, filólogos..., entre el variopinto perfil de los fotógrafos

A continuación y animados por un entusiasta alcalde, que puso el pueblo a disposición de los fotógrafos, les invitó a callejear «porque aquí cualquier rincón es precioso». Los más puristas pronto se lanzaron al campo para conseguir la imagen más clásica de los viñedos -»cuando están al contraluz, las hojas quedan más bonitas», nos revelaba un asiduo de este rally, mientras otros levantaban el trípode ante el imponente retablo de la iglesia de San Bartolomé. La mayoría continuó el recorrido por la Antigua Bodega de Aldeanueva, un auténtico tesoro donde ni la escalera polvorienta de la entrada pasó desapercibida. Las cámaras captaron el pasado secular que arrastra cada peldaño, y no pasó desapercibido ningún detalle, aunque quizás el botellero situado debajo de un arco de medio punto fue el que captó mayor interés. El recorrido continuó por Azagra y allí visitaron Bodegas Manzanos para disfrutar de unas vistas espectaculares donde los ocres y los amarillos dominaban el horizonte. Y para terminar, las Bodegas Corral, de Navarrete, el último escenario para captar una buena imagen, y también para tomar un descanso en torno a una comida. En su sala de barricas tuvieron la ocasión de jugar con las luces y sombras e incluso hubo quien se animó a visitar las ruinas del hospital del Camino de Santiago.

Aldeanueva de Ebro. Fotografiando un detalle.
Aldeanueva de Ebro. Fotografiando un detalle. / Sonia Tercero

Viñedos de Aldeanueva. En la sala de los depósitos.
Viñedos de Aldeanueva. En la sala de los depósitos. / Sonia Tercero

Bodegas Manzanos. Un fotógrafo, ante un exposito.
Bodegas Manzanos. Un fotógrafo, ante un exposito. / Sonia Tercero

Bodegas Corral. La sala de barricas fue muy fotografiada.
Bodegas Corral. La sala de barricas fue muy fotografiada. / Sonia Tercero

La crónica del Rally