Un momento del primer 'Wine Next Generation', el año pasado en Madrid. / FEV

Presente y futuro

El futuro del vino en una época convulsa

La Federación Española del Vino reúne en Logroño a expertos en la transición digital: «Hay mucho camino por recorrer»

Pablo Álvarez
PABLO ÁLVAREZ Logroño

Todo esto parecen palabras manidas, pero no lo son. Lo cierto es que nos queda mucho camino por recorrer». Lo dice José Luis Benítez, director general de la Federación Española del Vino, que celebra mañana en Logroño su «Wine Next Generation». Una iniciativa que nació el año pasado en Madrid, y que traslada su segunda edición a la capital riojana, con el apoyo del Gobierno y el Ayuntamiento y la colaboración de muchas firmas tecnológicas, entre ellas las riojanas Arsys y JIG. Será un panel de expertos sobre los temas de más actualidad (y más compromiso futuro) aunque con la vista puesta en el presente del sector. Convulso, como (casi) siempre.

«No se trata solo de poner un QR en la etiqueta y ya», empieza por advertir Benítez. Que, por ejemplo, señala las posibilidades que da la tecnología del dato para aprovechar la información que genera la comercialización, o el propio tránsito del enoturismo a la hora de conocer los gustos y las motivaciones de los visitantes. «Ir avanzando en esto y en temas como la seguridad, la simplificación de trámites... de eso trata la jornada».

José Luis Benítez, director general de la FEV. / FEV

Todo, en un entorno que sigue inmerso en dificultades. Un momento «caliente». «Cuando parecía que el COVID nos dejaba, apareció la guerra de Ucrania, la inflación, el incremento tremendo de todos los costes, los problemas de abastecimiento de todo tipo. Cuando el coste de sacar una botella al mercado se multiplica por 1,5...». La geopolítica no ayuda, y el 'brexit' ya se va cobrando sus peajes. «Es un problema grave. Las cifras interanuales ya dicen que Estados Unidos ha superado al Reino Unido en valor. Y con los cambios de gobierno no sabemos cuál será el futuro inmediato». Hay, por ejemplo, una amenaza en forma de impuestos, con una posible subida de 10 peniques por cada medio grado de subida de graduación a partir de los 11 grados y medio. «De momento está parado, y seguimos trabajando desde la FEV en ello». Pero Benítez recuerda que «el vino es un producto muy emblemático para las exportaciones españolas y de la UE, y cualquier cambio geoestratégico nos toca».

LA JORNADA

  • «Wine Next Generation». Riojafórum, 17 de noviembre, de 9 a 14 horas.

  • Organiza la Federación Española del Vino.

  • Inscripciones:www.fev.es

Los efectos de la guerra son, por ahora indirectos porque Rusia no era un mercado demasiado grande. «Aunque va por barrios, nos hemos dado cuenta ahora de que había una cierta cantidad de exportación que se vehiculaba a través de los países bálticos».

En ese panorama caldeado surge el conflicto político que abandera el PNV para desgajar Rioja Alavesa del conjunto de Rioja. Benítez es prudente en este tema, y se remite a la opinión de su organización «de referencia» en la DOCA, que es el Grupo Rioja. «La FEV no tiene competencias en ello. Aunque de un modo más personal, sí que estoy convencido de que hay que dejar la política al margen. Y Rioja tiene ahora mecanismos más que suficientes para la diferenciación por zonas, por municipios. Se puede mejorar, pero es un esquema mucho más interesante».