fernando díaz

El Gobierno defiende la unidad del Rioja ante los intentos de «confrontación» de Viñedos de Álava

La consejera Hita anuncia que el Ejecutivo apoyará endurecer las condiciones del Consejo a la propuesta rupturista de ABRA

Juan Carlos Berdonces
JUAN CARLOS BERDONCES

La Denominación de Origen Calificada (DOCa) Rioja es «solo una» y el Gobierno de Concha Andreu se mantendrá «firme» en su defensa de esta «unidad y unicidad de la mejor seña de identidad que tenemos en la comunidad autónoma», en alusión al vino y al organismo que regula y controla el sector. De esta manera se ha expresado este martes la consejera de Agricultura, Eva Hita, para responder a la aprobación por parte del Ejecutivo vasco de la Denominación de Origen Protegida (DOP) 'Viñedos de Álava-Arabako Mahastiak' que impulsa la junta directiva de la Asociación de Bodegas de Rioja Alavesa (ABRA) junto con un número indeterminado de firmas vitivinícolas de la comarca al otro lado del río Ebro.

Hita ha destacado que el Gobierno de La Rioja «en todo momento va a ir de la mano del Consejo Regulador y del Ministerio de Agricultura», que hace también escasas semanas consideraba «un poco anormal» la pretensión de ABRA. «No vamos a apoyar iniciativas basadas en la confrontación y la confusión de los mercados», ha dicho la consejera socialista, que ha criticado también las «injerencias políticas», porque la propuesta de 'Viñedos de Álava' cuenta con el respaldo de la consejería vasco de Desarrollo Económico que lidera Arantxa Tapia.

La decisión del Ejecutivo vasco de autorizar la venta de vino en España bajo el etiquetado de 'Viñedos de Álava' puede ser recurrida ante la citada consejería mediante recurso de reposición o por la vía contencioso-administrativa ante el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco. El Gobierno riojano, según la legislación comunitaria, no puede emprender ese camino «porque carece de legitimación activa», ha dicho Eva Hita. Esa posibilidad de recurso sí la tienen las organizaciones y operadores que tengan interés legitimado. En cambio, el Gabinete Andreu si ha emitido un informe favorable, que es preceptivo pero no vinculante, sobre la decisión del Consejo Regulador de modificar su pliego de condiciones y sus estatutos para garantizar la exclusividad de la uva y el viñedo, de forma que la producción de las viñas amparados no pueda tener otro destino que la elaboración de vinos con DOCa Rioja.

De esta forma, se endurecen las condiciones para la iniciativa de ABRA y complicaría las cosas para las bodegas o viticultores que deseen inscribir sus viñas en 'Viñedo de Álava'. Podrán hacerlo porque es voluntaria y a libre elección, pero no podrá haber dobles inscripciones (en las dos DOP al mismo tiempo y luego decidir a cuál dedican las uvas) y el operador que decida registrar un viñedo de Rioja en la DOP alavesa tendrá que esperar al menos una campaña en blanco para poder volver a recibir el reconocimiento de Rioja.

El PSOE, contra un ataque que «dinamita una marca de prestigio»

Casi al mismo tiempo que el Gobierno de La Rioja, el PSOE ha mostrado este martes «su rechazo claro y rotundo a la publicación del Gobierno Vasco de la orden por la que se aprueba la Denominación de Origen Protegida Viñedos de Álava». Según los socialistas, se trata de «una decisión basada en la confrontación con el único objetivo de crear confusión en los mercados y al consumidor. Una decisión que nace de la politización demostrando la poca o nula responsabilidad ya que la política debe quedar fuera de la DOCa».

El PSOE se pone siempre del lado de la unicidad de Rioja y apoya al Gobierno regional y al Ministerio de Agricultura en su decisión «de no apoyar una iniciativa que busca confrontar regiones y dinamitar una marca de prestigio internacional».