Los jugadores pudieron disfrutar de una cata de vinos de Marqués de Riscal tras el torneo. / M.H.

LA CATA

Una apuesta por los clásicos

La bodega llevó al evento dos de sus vinos más tradicionales: el Marqués de Riscal Verdejo y el Marqués de Riscal Reserva

Irene Martínez Zapata
IRENE MARTÍNEZ ZAPATA

Tras la jornada de juego los participantes se trasladaron al salón principal de las instalaciones de El Campo de Logroño. Tocaba destapar todos los sentidos y disfrutar de un momento de tranquilidad entre compañeros, amigos y familiares.

Fue Cristina Pérez, la responsable del departamento de Relaciones Públicas de Marqués de Riscal, quien tomó el micrófono para explicar a los presentes, paso a paso, cada uno de los vinos que la bodega escogió para exponer en esta ocasión.

Cristina lleva ya varios años en los que es la cara visible de Marqués de Riscal en las citas de Golf y Vino y sus explicaciones fueron muy interesantes y bien recibidas por el grupo.

El verdejo es de D.O. Rueda y se elabora de una manera 100% orgánica y sostenible

Los jugadores, dispuestos en las diferentes mesas, le atendían para aprender cómo elaboran y cuidan el producto en la bodega de Elciego. Los vinos que más a fondo conocieron fueron los que llevaron en esta ocasión: un Marqués de Riscal Rueda, 100% Verdejo, y un Marqués de Riscal Reserva. El primero que se sirvió fue el blanco, que está elaborado de forma totalmente orgánica. Es una colección procedente de agricultura sostenible y de producción ecológica. Para conseguir ese resultado se realiza la mínima intervención posible para conseguir resaltar la pureza varietal y el carácter del terruño de esta zona del Duero, donde se encuentran las uvas verdejas. Según comentó Cristina, en nariz se apreciaban agradables aromas de verbena y frutas tropicales, que dan una sensación en boca fresca y vivaz.

Tras él, se cató el reserva que «es uno de los vinos más famosos de España por su historia, por su consistencia de calidad y por las destacadas referencias literarias que ha protagonizado a lo largo de los años».

El elogio de los artistas

Además, la responsable del departamento de Relaciones Públicas de la bodega, añadió que es un vino de «gran versatilidad» que ha sido disfrutado por generaciones de amantes del vino en todo el mundo y elogiado por personalidades del arte y la cultura, entre ellos Ernest Hemingway, Salvador Dalí o Frederick Forsyth.

Ambos vinos gustaron mucho entre los presentes, que aún cuando había terminado la cata, se interesaron por conocer más sobre ellos.

Cuando terminó la exposición de ambos vinos, los jugadores se quedaron conversando con sus compañeros de mesa mientras disfrutaban tranquilamente de sus copas y de un piscolabis que fueron sirviendo individualmente a cada uno de los asistentes.