Pedro Salguero. / Miguel Herreros

«Para crear un monovarietal de graciano es clave la localización»

Pedro Salguero | Enólogo de Viña Ijalba

Irene Martínez Zapata
IRENE MARTÍNEZ ZAPATA

Aunque en esta ocasión el graciano lo presentó Merche Cerrolaza, Pedro Salguero explica más detalladamente las propiedades de este vino.

– ¿Por qué un graciano para esta ocasión?

– Es un vino insignia para nuestra bodega, fuimos la primera bodega en hacer un 100 % con la añada 1994, la uva graciano ocupa gran importancia en nuestros crianzas y reservas dándole una capacidad de guarda y una frescura muy interesante.

– Es un vino muy expresivo, una decisión más arriesgada.

– Creemos que la gente que pruebe un graciano tiene que saber lo que está catando, porque no es un típico Rioja, aun siendo una variedad que siembre le ha dado la «gracia a los vinos de Rioja», no hay muchos monovarietales de graciano porque para poder elaborarlos se necesitan muchos factores, lo principal es la parcela y su localización.

– ¿En qué están involucrados?

– En la línea de potenciar el departamento de enoturismo hemos inaugurado nuestra terraza de verano, un sitio muy agradable para disfrutar de una copa de vino y un picoteo. En lo que se refiere a vinos estamos trabajando en el diseño de la etiqueta de nuestro nuevo vino Ijalba Blanco Reserva 2018, que saldrá próximamente.