Emoción para la fase final de la competición

Ignacio Lasheras golpea una bola. /Miguel Herreros
Ignacio Lasheras golpea una bola. / Miguel Herreros

Santiago Aparicio se hizo con la victoria en un ajustado pulso con Francisco Azofra en una jornada en la que Nuria Abadía, Ernesto Fernández e Iñaki Santibáñez brillaron en sus respectivas categorías

INIGO Z. ZAMALLOA

El campo de golf de La Grajera se vistió de gala el pasado sábado para acoger el Torneo Bodegas Altanza. La octava prueba puntuable para la Liga de Golf y Vino volvió a confirmar la tremenda igualdad que existe en el torneo en la que ningún jugador repitió victoria.

Algo que sí que fue similar con respecto a pruebas anteriores fueron las condiciones atmosféricas. El sol volvió a ser un espectador de lujo que anuló al viento y pudo condicionar la estrategia a los participantes. Avisados estaban, puesto que la jornada comenzó a las ocho y media de la mañana. No hay mejor forma de empezar uno el día, pensaron los más de 100 participantes que acudieron al campo de golf de La Grajera.

Uno de los que mejor cumplió dicha premisa fue Santiago Aparicio, quien con una brillante actuación en los nueve primeros hoyos, encarriló su victoria final en primera categoría masculina para poner más emoción a la general.

Fernando Medrano Sádaba regresa al liderato en primera categoría

Todas las categorías han sufrido cambios en la orden de mérito

Emoción la que tuvo su victoria, puesto que Francisco Javier Azofra le igualó la puntuación total, pero los baremos secundarios decidieron la victoria para Aparicio dado que ambos sumaron 42 puntos en total. Un resultado que es sin duda, uno de los mejores de su carrera y que rompe dos años de malos resultados.

Tal es la igualdad patente en el torneo, que el triunfador de la anterior prueba -Torneo de Patrocinadores-, Óscar Pérez Sedano, firmó una discreta vigésima posición con 34 puntos. En la orden de mérito, Fernando Medrano regresa al liderato con 388 puntos tras perderlo en manos de Manuel Plo en la pasada prueba. Segundo es ahora Óscar Pérez Sedano con 369 puntos y tercero Manuel Plo con 368. Todo en un pañuelo, y decían que el golf era un deporte carente de emoción.

En la segunda categoría, Iñaki Santibáñez volvió a saborear una victoria que le encarama en lo alto de la orden de mérito. A ello ayudó también el resultado negativo que volvió a tener Diego Losada, sumando dos pruebas sin puntuar. Manuel Pérez y Francisco Martínez fueron segundo y tercero respectivamente. En la orden de mérito, la victoria de Santibáñez le da el liderato momentáneo con 805 puntos y pasa de la tercera a la primera posición. Diego Losada Gutiérrez cae a la segunda posición con 618 puntos y David Pérez Pérez baja también al tercer escalón del podium con 605 puntos. Carlos Arróniz Fernández mantiene la cuarta posición si bien se encuentra alejado de las posiciones de honor.

En la categoría Scratch, Ernesto Fernández Lafuente logró la primera posición con 36 puntos. De esta forma, Fernández, que se encontraba fuera de las posiciones de honor en la general del scratch, consiguió un resultado inesperado. Segundo fue Jon Gurrutxaga Gutiérrez, quien se convierte en uno de los máximos favoritos para hacerse con la general final tras la discreta posición del que ha sido el líder de la clasificación hasta el pasado Torneo de Patrocinadores, David Ruiz de Azúa.

Parece que se desfonda un jugador que lo tenía todo de cara para salir victorioso en noviembre. Quien parece haber cogido fuerzas para el tramo final de competición es Luis García Faugeras, que firmó un sexto puesto que le hace meterse de lleno en la lucha por el podium final.

En la prueba femenina, Nuria Abadía Ciaurri cosechó su primera victoria en el calendario con 37 puntos. Su gran resultado le hace encaramarse a la tercera posición de la general. Segunda fue Laura Pérez Ruiz con 36, que con una gran regularidad -solo falló en el torneo Finca de los Arandinos- pasa a liderar la orden de mérito femenina. Seguida de ella se encuentra Andrea Toledo Martín pese a su sexo puesto que obtuvo el sábado.

De esta forma, el torneo Bodegas Altanza supuso varios cambios relevantes en la clasificación. Nuevos líderes, jugadores que se desfondan y sorpresas que esbozan sus primeras sonrisas de victoria. La IX edición de la Liga de Golf y Vino no deja de sorprender fruto de la igualdad que impera en todas las categorías. Ahora llega el tiempo de dar descanso a los hierros hasta septiembre, cuando comience la fase final de la competición. Tres pruebas y la gran final para dilucidar a los grandes campeones de un torneo en el que realmente no hay perdedores. Nadie resulta derrotado tras una jornada de deporte, amigos y vino.