Jon Ander Gurrutxaga, el ganador de la competción, tras un lanzamiento en el último torneo de la Liga Golf y Vino. / MIGUEL HERREROS

Gurrutxaga, el campeón de la Liga

La final. El pasado sábado se celebró en El Campo de Logroño el último torneo de la undécima edición de la Liga Golf&Vino en la que Jon Ander Gurrutgaxa consiguió el liderato en la categoría Scratch

IRENE MARTÍNEZ ZAPATA

Él no tiene límites. Nada ni nadie ha podido con su juego, con su destreza. El joven Jon Ander Gurrutxaga se ha proclamado ganador de la Liga Golf y Vino tras una trayectoria impoluta durante los once encuentros que se han celebrado en esta temporada. Desde el principio destacó sobre el resto, y torneo a torneo, adquiría más y más ventaja y le convertía en el jugador insuperable. La Liga ha sido suya.

Además de Gurrutxaga como líder en la Sractch, la máxima categoría, hay más ganadores. Jack Medina fue el mejor de Primera, ya que Jon Ander no podía ocupar el primer puesto en ambas clasificaciones. En Segunda, el liderato fue de Carlos López Moreno. Y, en Damas, la primera fue María José Navarro.

Fue un día frío, «en el límite de helada», comentó el gerente del campo David Bedia. Sin embargo, a medida que pasaba la jornada el tiempo iba mejorando y se hacía más soportable esa sensación. Por el césped de El Campo de Logroño pasaron 94 participantes. «La capacidad máxima era de 104 jugadores así que la cantidad de participantes está muy bien», consideró Bedia.

Medina lideró la Primera categoría, Moreno, la Segunda y Navarro, las Damas

Eran las cinco de la tarde cuando los jugadores se volvieron a reunir, esta vez en el salón de El Campo de Logroño, tras la jornada de golf. Se oían gritos de alegría, se les veía fundirse en abrazos y congratulaciones por haber compartido tantos momentos juntos con aroma de cada una de las botellas de vino que se iban descorchando.

David Bedia cogió el micro para dar paso a la entrega de premios. Y, tras las palabras de agradecimiento de Miguel Sáenz de Nueva Rioja y de Rubén Antoñanzas como concejal de deportes, se fueron citando uno a uno los nombres de los premiados.

Comenzaron por los premios de los patrocinadores de esta XI Liga de Golf y Vino. Alfatec, Etilisa, Rioja Motor, Logroño Deporte y Bankoa entregaron sus regalos a Jon Ander Gurrutxaga, Antonio Aspiroz, Guzmán Zulueta y Diego Losada. Tras ellos, las bodegas que han participado a lo largo del año ofreciendo sus vinos dieron los premios a las tres mejores posiciones de cada categoría. Así que además de los mencionados también fueron premiados: Ana Azofra, Rubén Pérez, Javier Tobalina, Ainhoa Gurrutxaga, Antonio Soldevilla, Jesús Olcoz, Estíbaliz López, Carmelo Ramírez, Josu Peña, Laura Ruiz, José Ignacio López Burgaleta y Javier Azofra.

El día de la final suele ser un tinte distinto, tiene algo especial, le rodea un aura de buenas sensaciones que carga el ambiente de gran energía, quizá porque las emociones están a flor de piel.

La participación máxima era de 104 personas y al final computó 94 jugadores

Tanto en el campo como luego en el salón cambian ciertos aspectos si se compara con el funcionamiento habitual del resto de citas que se han organizado durante el resto del año. Varían desde los puntos que aporta el recorrido, que en este caso era de 1.5 puntos por lo que «el primer clasificado de cada categoría recibe 339», según apuntó Bedia, hasta el tipo de actividades que se realizan dentro de las instalaciones ya que no hay cata, como suele acostumbrarse pero sí una distendida reunión acompañada de grandes alicientes para los jugadores, un vino y un piscolabis.

Así que los asistentes, durante esta segunda parte del día, pudieron disfrutar de los caldos riojanos mientras charlaban de sus sensaciones, de los resultados y de anécdotas que han compartido durante todo este año en el campo. De esta manera se cerró, por undécima vez, esta liga que tanta vida genera alrededor del mundo del golf y del vino. Ahora solo queda esperar a que el año que viene hay un próxima Liga de Golf y Vino que celebrar.

Temas

Golf