David Beisti entrega a Ana Azofra y Miguel Sáenz, a Nuria Abadía. / Miguel Herreros

Recompensa para los mejores en el campo

Los patrocinadores entregaron múltiples premios y Altanza obsequió con estuches a los mejores del día

Irene Martínez Zapata
IRENE MARTÍNEZ ZAPATA

Todo esfuerzo tiene recompensa. Eso dicen. Así es por lo menos en este evento en el que ese reconocimiento llega siempre en forma de agasajos, como los que se entregaron a la conclusión de la jornada del Torneo Altanza.

Hubo premios no solo para los primeros clasificados de cada una de las categorías de la competición, sino también para otros muchos jugadores que, por uno u otro motivo, merecieron recompensa. Como sucede siempre en las citas de la Liga Golf y Vino, una vez finalizada la cata de los dos vinos que presentó Altanza, le tocó a David Bedia, gerente de El Campo de Logroño, actuar como maestro de ceremonias para ir dando paso a los ganadores de los premios entregados por los patrocinadores.

Como es habitual, los primeros en otorgarse fueron los de los patrocinadores. Alfatec dio el premio a Jon Ander Gurrutxaga por la bola más cercana en dos golpes del hoyo 2, Eugenio Rodríguez se hizo con el de la bola más cercana del hoyo 5, el galardón de Etilisa e Iñaki Santibáñez se alzó con el de Rioja Motor a la bola más cercana al hoyo 8.

Los mejores jugadores del torneo recibieron premios de los patrocinadores y de la bodega Altanza

Continuando con el recorrido, el hoyo 13 escondía el galardón que entregaba Logroño Deporte, cuya ganadora fue Nuria Abadía; y en el 16 se encontraba el de Bankoa, con Ana Azofra como primera clasificada.

Luego se dio paso a los premios a los ganadores del torneo que recibieron por parte de Altanza una botella de vino. Dependiendo de en qué puesto quedan, la caja escondía un tipo de vino u otro. En este sentido, el primer clasificado, Jon Ander Gurrutxaga, se llevó un Magnum de Altanza Familia. El segundo, que en este torneo fue David Benítez, un Magnum de Valvarés. Y, el tercero, Luis Román, un Magnum Edulis. El resto de los clasificados se llevaron una botella de Valvarés Crianza.

Todos ellos fueron festejados con cariñosos aplausos de sus compañeros de juego, al igual que los receptores de los otros premios de los patrocinadores.