La rúbrica perfecta de un día de golf

Foto de familia. Los ganadores, patrocinadores y organizadores posaron tras la entrega de premios./Miguel Herreros
Foto de familia. Los ganadores, patrocinadores y organizadores posaron tras la entrega de premios. / Miguel Herreros

La cata y la entrega de premios remataron el torneo Bodegas Perica

Iñaki García
IÑAKI GARCÍALogroño

A los jugadores de golf les encanta jugar al aire libre, pero tampoco les importa ir a cubierto a la conclusión de cada uno de los torneos de la Liga Golf y Vino porque saben que eso es sinónimo de buenos vinos y de recompensas. Así se comprobó una vez más el pasado domingo, con la cata y posterior entrega de premios del torneo Bodegas Perica, la rúbrica perfecta para un buen día de golf.

Ese instante es, además, el idóneo para hablar con los amigos y los compañeros de cómo se ha desarrollado el día. Tanto a los que les fue bien como los que no firmaron el mejor recorrido mantuvieron esas conversaciones en un clima de alegría, conscientes de que no solo los mejores de la jornada acaban con una recompensa en su haber. También lo hacen los ganadores de las premios especiales de los patrocinadores, así como los agraciados con alguno de los múltiples sorteos que tienen lugar a la conclusión de los torneos.

Como es habitual, después de que los responsables de Bodegas Perica presentaran a los presentes sus dos vinos, le llegó el turno a los galardones. Y como siempre, los de los patrocinadores fueron los primeros y, más en concreto, los que entrega Pacharán La Navarra. Así, Andrea Toledo y Jesús Izquierdo se alzaron con los premios a la bola más cercana en el dos golpes en el hoyo 2 y José Ángel Soria lo hizo con el de mejor Sénior.

Los patrocinadores entregaron los premios a las bolas más cercanas Los sorteos dejaron muchos regalos entre los participantes

En esta ocasión, en el hoyo 5 estaba situado el premio de Land Rover-Riauto, que recayó en Francisco Ocando, y en el 8 se encontraba el de Logroño Deporte, que fue a parar a las manos de Antonio Miralles.

La lista de vencedores se amplió con los nombres de Luis García Faugeras, quien se adjudicó el premio que entregó Bankoa y Rafael Benítez, receptor del que puso en juego el Grupo Ramondin.

De esta manera, el número de premiados fue, poco a poco, tomando forma. A ellos se les sumaron los mejores en las diferentes categorías del día y aquellos que hasta ese momento se habían quedado sin nada pudieron resarcirse con los sorteos, otro de los momentos más esperados por los jugadores.

No en vano, los regalos que se entregan en ese momento no son menores y van desde un botellón de tres litros hasta estuches individuales de vino de Bodegas Perica, pasando por magnums, estuches de tres botellas, o varias docenas de bolas para utilizarlas en los muchos torneos que todavía restan para que la novena edición de esta vibrante Liga Golf y Vino concluya. Y muchos son los premios por repartir aún.