Septiembre llega con los hierros bajo el brazo

Manuel Fernández de Tejada y Feliciano Prieto observan el juego./Miguel Herreros
Manuel Fernández de Tejada y Feliciano Prieto observan el juego. / Miguel Herreros

Luis Alberto García venció en la primera categoría, Mónica Alesanco en la clasificación femenina y Laura Pérez Ruiz se acerca a la victoria en la orden de mérito femenina

ÍÑIGO Z. ZAMALLOA

Vuelta al cole, y al green. Agosto cerró la persiana y El Campo de Logroño volvió a vestirse de gala para ser escenario de una nueva edición de la Liga de Golf y Vino. Fue la novena, en una edición que cumplió con todas las previsiones. Más de 100 jugadores y una igualdad que elevó el nivel de juego. Quien probó el éxito en la prueba de Bodegas Altanza, no logró repetir victoria. Y es que, como viene siendo tradición en todas las ediciones de la Liga de Golf y Vino, la competencia volvió a ser mayúscula y varias clasificaciones se tuvieron que decidir por un solo punto. Fue en el caso de la categoría Scratch. Luis Salas Villanueva se alzó con la primera posición tras un disputado ejercicio con Luis Alberto García.

La regularidad que llevaba demostrando en sus últimos torneos se hizo gala en toda la jornada, aspecto que le llevó hacia la victoria final en la primera categoría. Luis Alberto García, que fue octavo en julio, realizó un extraordinario ejercicio logrando el primer puesto en la primera categoría. Obtuvo 41 puntos. Ignacio Otaño y Alejandro Malanda completaron el podium. De esta forma, Alberto García se postula como uno de los favoritos para alzarse en noviembre con el premio final. Fernando Medrano Sádaba, líder en la orden de mérito, no pudo pasar de la undécima posición, resultado que puede leerse como positivo ya que, Óscar Pérez Sedano, su principal rival, quedó en la vigésima tercera posición. En la segunda categoría, Iván Gil, con 40 puntos, se alzó con la primera posición. Keith Iain Tulloch fue segundo y David Pérez Pérez, tercero. Quien fuera el ganador en el pasado mes de julio de esta categoría, Martínez de Anto Santibañez, firmó la decimotercera posición. Nuevo ejemplo de la igualdad que reina en la Liga de Golf y Vino. Algo que todos los jugadores valoran positivamente. Es sin duda uno de los elementos que hacen atractivo a esta liga. Otro de ellos es la regularidad de las pruebas.

No hay tantos torneos en el panorama nacional con tantas y continuas pruebas en el tiempo. Otro de los aciertos de la Liga de Golf y Vino es la inclusión por separado de una clasificación femenina. La prueba de Bodegas Viña Ijalba alumbró a Mónica Alesanco que obtuvo un mejor handicap acumulado que la dominadora del torneo, Laura Pérez. Les acompañó en el podium María Pilar García, misma posición que obtuvo en el torneo de Bodegas Altanza. Andrea Toledo, segunda en la orden de mérito, firmó una discreta decimotercera posición.

Más de 115 jugadores participaron en la novena prueba del calendario

Las condiciones atmosféricas fueron las idóneas para la práctica del golf

De esta forma, Laura Pérez agranda su diferencia con respecto a sus rivales y ya toca con los dedos la victoria final. La ganadora en la prueba de Bodegas Altanza, Nuria Abadía Ciaurri, no pudo pasar de la decimoprimera posición, y se queda lejos de la lucha por la primera plaza en la orden de Mérito. Siguiendo la norma del torneo, la participación en la competición femenina fue mayor que en la de los últimos torneos. Diecinueve, por las catorce jugadoras que formaron parte en el torneo que abrió el verano. Un éxito que confirma la buena aceptación que ha tenido la configuración de una competición femenina por separado. «Cada vez son más y su nivel es mayor», relatan algunos jugadores. Una realidad que hace diez años era impensable. El golf crece y la participación así lo registra cada año.

El torneo se desarrolló sin incidente alguno con unas condiciones atmosféricas, según los organizadores, idóneas para la práctica del golf. Ni el calor, ni el viento, ni la lluvia hicieron acto de presencia en un torneo que ya toca su final.

Solo quedan tres pruebas para su desenlace. La primera, se celebrará el próximo cinco de octubre. Las inscripciones se abrirán diez días antes y se pondrá apuntarse de forma presencial, a través de la web o por teléfono.