El tercer tiempo del golf

Foto para recordar. Ganadores, patrocinadores y miembros de la organización posan tras la entrega de premios. /Miguel Herreros
Foto para recordar. Ganadores, patrocinadores y miembros de la organización posan tras la entrega de premios. / Miguel Herreros

Una cata de vinos amenizó una cuantiosa entrega de premios

IÑIGO Z. ZAMALLOA

El tercer tiempo es sin duda el mejor momento del rugby. Un deporte que demuestra su fair play cuando tras la finalización del encuentro, los rivales se reúnen para charlar y reponer fuerzas.

Olvidar lo sucedido en el verde no suele ser tarea sencilla. En el rugby, por muchos es sabido que quizás, el tercer tiempo es lo más bonito del partido. Tras él, los jugadores se reúnen y comparten anécdotas y conversación rodeados de unos buenos alimentos. Es el fair play del deporte, algo que desde su creación, la Liga de Golf y Vino ha querido instaurar en los campos de golf de la región.

El pasado sábado, Bodegas Altanza, protagonista del torneo, brindó por más jornadas así con varios tipos de vinos de Rioja acompañados de los mejores ibéricos. «Así la derrota pesa menos», comentaban varios jugadores. Porque como en todo tipo de deporte, la derrota es lo más común y ganar suele ser una excepción. Para remediar en la medida de lo posible los pormenores de la derrota, y como viene siendo habitual, el resto de patrocinadores que hacen posible la organización y desarrollo de la Liga de Golf y Vino, entregaron varios galardones que endulzaron el paladar a los premiados.

Laura Pérez recogió el premio La Navarra a la bola más cercana en el hoyo 2

Bodegas Altanza entregó el premio al mejor scratch a Ernesto Fernández

Laura Pérez y Luis Salas Villanueva recogieron el galardón de Pacharán La Navarra por la bola más cercana en el hoyo 2 y 17 respectivamente. El otro premio de La Navarra fue entregado a Peio Alcelay como mejor senior.

Salas Villanueva volvió a ser premiado, esta vez por la entidad financiera Bankoa, por la bola más cercana en el hoyo 5. El grupo Ramondin certificó a Cayetano Establie como el mejor jugador en el hoyo 8 y Eugenio Rodríguez recibió el premio de Land Rover Riauto tras ser el jugador con la bola más cercana en el hoyo 13. De las manos de representantes de Logroño Deporte, Ernesto Fernández recibió el premio a la bola más cercana en el hoyo 16.

Posteriormente llegó la hora de los ganadores del día. Bodegas Altanza galardonó a los tres primeros de la categoría femenina, masculina -primera y segunda categoría- y al campeón del scratch. La jornada finalizó con el habitual sorteo de los patrocinadores. Bodegas Altanza repartió suerte a través de doce estuches de vino y un botellón de tres litros de aceite. El Grupo Ramondin regaló dos docenas de bolas. Y los ogranizadores también entregaron su habitual premio.

Tras ello, llegó la hora de revelar secretos, dar consejos de un torneo al que tan solo le quedan cuatro pruebas para cerrar la persiana hasta el año que viene.