Vino, premios, sorteos y mucho más

Foto de familia. Organizadores, patrocinadores y ganadores del Torneo Finca de los Arandinos. :: /Miguel Herreros
Foto de familia. Organizadores, patrocinadores y ganadores del Torneo Finca de los Arandinos. :: / Miguel Herreros

La cata de vinos puso el mejor broche final al Torneo Finca de los Arandinos

Iñaki García
IÑAKI GARCÍALogroño

El golf es un deporte muy relacionado con la naturaleza, con la actividad al aire libre, pero también resulta muy atractivo cuando todos los jugadores se ponen a cubierto para recibir los premios de la jornada y, en el caso de la Liga Golf y Vino, catar los caldos de las prestigiosas bodegas de Rioja que forman parte de esta iniciativa.

Una parte es complemento de la otra y las dos son igual de entretenidas, sobre todo para los jugadores que se hacen merecedores de una recompensa durante sus recorridos por los hoyos de El Campo de Logroño. Saber que has acabado entre los tres primeros clasificados de alguna de las categorías del torneo es sinónimo de premio, pero esos competidores no son los únicos que se marchan a casa con un regalo.

También lo consiguen los vencedores de los premios especiales que otorgan los patrocinadores. En concreto, y como suele ser habitual en todas las citas, Pacharán La Navarra dio tres el pasado domingo. Ángela Madinabeitia se hizo con el de la bola más cercana en dos golpes del hoyo 2 y Patxi Toledo logró el del hoyo 17. Javier Bello, mientras, se proclamó el mejor sénior del día.

Bankoa entregó el de la bola más cercana del hoyo 5 y ese galardón recayó en Leopoldo Laidler. En el 8, por su parte, estaba el pasado domingo el premio de Ramondin y Jesús Moreno se lo llevó, mientras que Pedro Maestre se alzó con el que entregaba Land Rover-Riauto. Alfredo Melendo, por último, brilló en el hoyo 16 y se hizo merecedor de la recompensa de Logroño Deporte.

Después, David Bedia fue llamando a los mejores de cada una de las categorías: terceros clasificados de Segunda y Primera masculina y de la clasificación femenina del día, segundos, primeros y, por último, el campeón Scratch. De esta manera, ya muchos de los presentes tenían un premio en sus manos y, para aquellos que todavía no habían conseguido ninguno, los múltiples sorteos representaron la última oportunidad de cerrar una divertida jornada de deporte y vino con un atractivo regalo.