El grupo de Fuenmayor cobró el año pasado 95 céntimos por la uva tinta

Alberto Gil
ALBERTO GILLogroño

La Agrupación de Viticultores de Fuenmayor cobró el año pasado 95 céntimos por las uvas tintas y 80 por las blancas como resultado de su acuerdo a cinco años con Bodegas AGE, mientras que la estimación de precios medios de la Consejería de Agricultura del Gobierno de La Rioja se movió en la horquilla de 0,93/0,98 euros por kilo para la tinta y de 0,78 a 0,83 euros para la blanca.

Después de la obligatoriedad de la firma de contratos con la aprobación de la Ley de la Cadena Agroalimentaria, con precios y plazos de entrega por escrito, comienza a haber diferencias en el pago de la uvas, en parte por calidades (referenciando una parte variable a parámetros de las uvas), también por zonas y también por el tipo de contrato y su duración.

De hecho, son varios los grandes grupos bodegueros que, ante las importantes inversiones realizadas aprovechando las ayudas europeas al plan de apoyo al sector, comenzaron a hacer contratos plurianuales para garantizarse el aprovisionamiento y la estabilidad, mientras que otros siguen acordando precios cada vendimia. En todo caso, Rioja volverá a mostrar una paradoja histórica: cosechas peores, como la del 2018, se pagan mejor que las de más calidad, como se espera que sea ésta.