El joven viticultor con una explotación de hasta 10,7 hectáreas será prioritario en los repartos de viñedo

Imagen de una plantación de nuevo viñedo en Rioja. :: E. C./
Imagen de una plantación de nuevo viñedo en Rioja. :: E. C.

El Consejo Regulador podrá limitar a menos de cinco hectáreas la superficie máxima admisible para asegurar un reparto social

ALBERTO GIL LOGROÑO.

Después de las dos experiencias caóticas en los repartos de plantaciones del 2016 y 2017 y la paralización del inicialmente previsto para este año, el Ministerio de Agricultura ultima ya la nueva normativa que, a partir del 2019, incluirá importantes modificaciones para intentar garantizar, por fin, un reparto social. Pese a que el borrador ministerial aún está en fase de alegaciones, los grandes rasgos de la nueva normativa que regulará el acceso a las nuevas plantaciones ya están definidos. Así están las cosas.

EL DATO

62%
es la cifra de explotaciones agrarias con viñedo de La Rioja (con datos del 2016) que serán prioritarias en el acceso al nuevo viñedo por tener una superficie entre 0,5 hectáreas y 10,76.

Cambio de grupos prioritarios

Cambio de los grupos prioritarios. El gran 'lío' que se montó en los años 2016 y 2017 fue por la exclusión de los viticultores como grupo prioritario, con la prima a jóvenes profesionales agrarios sin viñedo. Testaferros o familiares de viticultores, que en muchos casos no tenían la vinculación agraria real exigida, se presentaron al reparto para no quedarse fuera de la 'tajada', lo que provocó que la Consejería de Agricultura haya revisado y anulado gran cantidad de adjudicaciones iniciales. El problema se resuelve con el borrador ministerial, ya que el viticultor es ahora grupo prioritario, con entre dos y tres puntos en función del tamaño de su explotación, frente a un único punto en que queda el 'joven nuevo viticultor'.

Limitación de las superficies máximas admisibles

A cinco hectáreas y, en el caso de Rioja, a incluso menos. La perversa fórmula del 'prorrateo' -mayor asignación de plantaciones en el reparto en función de la superficie admisible o acreditada para poder plantar- se corregirá en el futuro real decreto. Si bien no se ha conseguido por ahora establecer un máximo por adjudicatario a partir del cual no pudiera recibir más plantaciones -aunque se seguirá intentando modificar este asunto en la reforma de la PAC abierto para 2021/2027- , la limitación de la superficie máxima admisible evitará casos, como en el 2016 y 2017, en que un solicitante pueda hacerse incluso con más de una docena de hectáreas de golpe.

En este sentido, si hasta ahora el que más superficie acreditaba como disponible más se llevaba, el borrador ya limita para todo el país en cinco hectáreas la superficie máxima admisible, con lo que si un solicitante aporta cincuenta hectáreas recibirá la misma cantidad que uno que aporta cinco. Además, por decisión de la Interprofesional, en las denominaciones de origen suprautonómicas como Rioja, podrá rebajarse todavía más la superficie máxima admisible mediante un acuerdo del sector. Algunas organizaciones apuntan ya a la cifra de una hectárea, lo que resolvería también los problemas 'territoriales' que se estaban produciendo en la propia DOC Rioja.

Más decisión para el Consejo Regulador

El sector decidirá no sólo como hasta ahora cuánto se crece en plantaciones -con un acuerdo trianual que volverá a negociarse en septiembre-, sino también en gran medida cómo se reparte. La posibilidad de bajar la superficie máxima admisible de cinco supone que se repartan las hectáreas entre mucha más gente. Aun con todo, organizaciones como las cooperativas plantean que el reparto de los tres años se haga, si se puede, en uno solo, con la idea de que un mismo beneficiario no lo sea tres veces si, como hasta ahora, se sacan cupos anuales.

Pequeñas explotaciones prioritarias

Es otro de los puntos clave. Van a quedar excluidas de los grupos prioritarios todas aquellas explotaciones agrarias con viñedo (no necesariamente de todo viña) de más de 50 hectáreas y las de menos de 0,5. El Ministerio ha optado por definir dos tramos y puntuarlos para los repartos. En el caso de La Rioja, se determina que una explotación pequeña oscila entre 0,5 y 10,76 hectáreas de superficie y sus titulares, siempre que tengan algo de viñedo en ella, serán primados con tres puntos en los repartos de plantaciones. Aquellos con superficies entre 10,76 y 50 hectáreas, recibirán dos puntos.

Jóvenes viticultores

Otra de las novedades es que los jóvenes viticultores menores de 41 años y con buen comportamiento previo (sin viñedo ilegal) tendrán una prima adicional de 0,5 puntos para acceder al reparto. Hay asociaciones que lo ven positivo, pero otras como ARAG-Asaja piensan que se penaliza a los viticultores profesionales mayores de esa edad, que también necesitan crecer en viñedo, por lo que Asaja seguirá reclamando que se retire ese medio punto adicional.

Los más beneficiados

Tal y como están hoy las cosas, los jóvenes viticultores con explotaciones de entre 0,5 y 10,76 hectáreas son el primer grupo prioritario para acceder a las nuevas plantaciones de viñedo con 3,5 puntos (tres por explotación pequeña y medio por joven). A continuación, se sitúan los viticultores (sin edad determinada) con pequeña explotación (tres puntos). En tercer lugar, estarán los jóvenes viticultores con explotaciones de entre 10,76 y 50 hectáreas (2,5 puntos) y detrás el resto de viticultores con pequeña explotación (2 puntos). El último grupo prioritario serán los jóvenes nuevos viticultores con un punto.

Más

 

Fotos

Vídeos