Las dos marcas por las que surgía el litigio.

Una bodega de Rioja podrá vender un vino llamado 'Ana' tras ganarle un pleito a Codorníu

Altún defendía su derecho a utilizar su marca Ana de Altún, algo a lo que Codorníu se oponía a tener otra marca llamada Anna

LA RIOJA

La Justicia ha dado la razón a Bodegas Altún en su lucha judicial con Codorníu para que pueda seguir usando su marca Ana de Altún como vino blanco de Rioja. Se pone de esta manera fin a ocho años de litigio en los tribunales en los que la bodega de Baños de Ebro defendía su derecho a utilizar su marca Ana de Altún, algo a lo que Codorníu se oponía a tener otra marca llamda Anna.

Así, la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea (EUIPO) ha rechazado las alegaciones de la empresa catalana al considerar que no «existe riesgo de confusión» entre ambos nombres. Además, según se recoge en la resolución, no se aprecia que los consumidores ouedan asociar ambas marcas y establecer un vínculo entre ellas.

«Este vino es un homenaje a nuestra madre, que se llama Ana. Estamos muy contentos de por fin poder elaborar Ana de Altún sin más inconvenientes», declaran desde Altún.