El evento, 'Riojas de Pueblo', despertó el interés de los profesionales. / L. R.

Riojas de pueblo

Madrid se calza la boina riojana

45 bodegas familiares presentan en el Palacio Neptuno la 'otra Rioja'

Alberto Gil
ALBERTO GIL Logroño

Con una boina como logotipo, una Rioja basada en la diversidad de terruños, en la inclusión –con todas las zonas delimitadas por valles y accidentes geográficos en lugar de por las divisiones administrativas al uso– y, sobre todo, con un discurso muy fresco, 45 bodegas de la Asociación de Bodegas Familiares de Rioja desembarcaron en el Palacio de Neptuno de Madrid para presentar la 'otra Rioja'. «Entre 40 bodegas comercializan el 80% del vino contraetiquetado por el Consejo Regulador y nosotros formamos parte de ese otro 20%, pequeñas y medianas bodegas con viñedo propio, más desconocidas, pero que ponemos nombre y apellido a los pueblos y a los viñedos, frente al estilo del Rioja 'único'», explica Eduardo Hernáiz, presidente de la asociación organizadora del evento.

La segunda edición del salón 'Riojas de Pueblo' reunió a más de 400 invitados, en una cata-degustación exclusiva para profesionales, aunque también con la presencia de algún famoso vinculado al vino y a la gastronomía como Carla Royo Villanova, Sergio Pazos, Ramoncín, Martín Barreiros o Alfredo Urdaci. Pero lo más destacado fue la presencia de profesionales de restaurantes madrileños de primer nivel como Estimar, Angelita, Taberna del Chato, Palacio Real, García de la Navarra, Tanit gastrobar, La Mercería, La Antojá o La Boxdeguita; de distribuidores como Vila Viniteca, Bo de Boca, Vinoteca Tierra, Primeras Marcas, Ibero Wine, Clan de Vinos, Primeras Marcas, Vinaliun..., y de periodistas como José Peñín, Amaya Cervera, Federico Oldenburg, Antonio Candelas, Pilar Calleja, Miguel Ángel Almodóvar o Santi Rivas, entre otros muchos.

La propuesta incluía una cata a tu aire, con quince opciones temáticas y casi cien vinos agrupados por comarcas (Rioja Alta, Sonsierra, Najerilla, Laderas de la Hez y la Sierra de Yerga), variedades (tempranillos, garnachas y otras minoritarias) y estilos (nuevas crianzas o nuevas generaciones). «Un gran evento en mayúsculas», para el sumiller Javier Pozo Caballero, que también encantó al especialista gastronómico Carmelo Aunión: «Ha sido una gran propuesta de cata porque los vinos estaban muy bien elegidos por su tipología y alta calidad, así que enhorabuena a la organización del evento porque le dieron un toque diferente a lo que estamos acostumbrados». Paralelamente a la cata «a tu aire», que acogió el piso superior del Palacio Neptuno, esperaban abajo los 45 representantes de Bodegas Familiares de Rioja. «Para nosotros –concluye Eduardo Hernáiz– supone un importante esfuerzo económico venir a Madrid, pero estamos encantados de mostrar esta región vitícola desde la óptica del pequeño productor que trabaja y apuesta por el territorio».