Botellas de la nueva colección. / L. R.

40 millones de euros de facturación anual

Corría el año 2008 cuando un jovencísimo Richi Arambarri asumió el timón del negocio vitivinícola familiar y creó Vintae, una compañía de vinos que, con raíces en Rioja, se expandió por otras denominaciones españolas (hasta 14) con vinos diferentes, un mensaje hasta cierto punto transgresor e ideas innovadoras.

Catorce años después, Vintae es hoy uno de los grandes grupos de Rioja, con una facturación anual de 40 millones y con una bodega referencia, Hacienda López de Haro (San Vicente), aunque también propietarios de otra en Calahorra (Maetierra, con los blancos de Libalis) y una tercera en Navarra (Aroa), además de las que gestionan sin ser propiedad en Toro (Matsu) y Ribera del Duero (Bardos).