El Ministerio dice que 'Viñedos de Álava' no cumple como DOP en el expediente del Gobierno Vasco

El departamento de Luis Planas apoya a Rioja en sus alegaciones y considera que ofrece al consumidor «lo mismo» bajo denominaciones distintas

A. GIL LOGROÑO.

El Ministerio de Agricultura sostiene que la propuesta de Denominacion de Origen Protegida (DOP) 'Viñedos de Álava' impulsada por el Gobierno Vasco a instancias de la asociación de bodegas ABRA no se justifica como tal y que «presenta dificultades técnicas para prosperar, ya que podría incumplir artículos del Reglamento Comunitario», así «como del Pliego de Condiciones de la Denominación de Origen Rioja».

Así consta en el informe emitido por el departamento que dirige Luis Planas –organismo tutelante de la DOCa Rioja–, del que ha dado cuenta el Diario de Noticias de Álava, y que se ha incorporado al expediente que tramita el Gobierno Vasco, cuyo plazo de alegaciones concluye el próximo día 20. A partir de entonces, el Ejecutivo vasco deberá enviar el expediente completo, alegaciones incluidas, al Ministerio de Agricultura y éste a Bruselas, que es quien debe tomar una decisión definitiva.

De momento, el informe ministerial, desconocido hasta ahora, apoya las tesis del Consejo Regulador de Rioja y afirma que «no se justifica que Viñedos de Álava tenga una existencia distinta de los vinos de Rioja Alavesa. No existe ninguna distinción entre los vinos que se pretenden proteger con el nombre de Viñedos de Álava y los vinos Rioja Alavesa». Asimismo, advierte de la posiblidad del aprovechamiento de la reputación de la mención 'Rioja Alavesa', que pertenece a la DOCa Rioja: «El nuevo nombre 'Viñedos de Álava', creado exnovo para la Denominación propuesta, carece de reconocimiento en el tráfico mercantil toda vez que los vinos de esa zona corresponden a los de Rioja o más concretamente a los de su zona Rioja Alavesa». «Consideramos que el nombre elegido 'Viñedos de Álava' –continúa el informe– no existe en el conocimiento popular, ni tiene un prestigio o reputación previa, sino que pude corresponder a un interés comercial y, en consecuencia, no cumpliría una de las razones de ser de las Denominaciones de Origen, que no se crean, sino que se reconocen».